Valoración de Karl Fischer bajo control gracias a las soluciones con agua de Hydranal

La valoración de Karl Fischer (KF) se ha convertido en una técnica analítica aceptada universalmente, que se utiliza en los laboratorios a la hora de analizar un amplio abanico de muestras procedentes de cualquier sector. Independientemente de aquello a lo que se aplique, hay un aspecto de la valoración de Karl Fischer que no varía: la necesidad de estandarizar o calibrar la instrumentación. Se recomienda comprobar el valor de los agentes reactivos de titulación antes de realizar titulaciones de Karl Fischer, especialmente si el frasco del reactivo analítico se ha abierto previamente.

La calibración, la validación y la inspección de instrumentos analíticos y de reactivos se realizan con una cantidad específica de agua, bien de agua pura o de soluciones con agua. El reto en el caso del agua pura es la poca cantidad necesaria (10-50 mg para volumetría o 0,1-1 mg para culombimetría), por lo que manipularla y pesarla resulta difícil.

Otra opción puede ser utilizar tartrato de sodio dihidratado. Al ser una solución sólida y contener 15,66% de agua, no se da el problema del tamaño de la muestra como ocurre con el agua. Además, al ser un estándar primario  solución testigo, el tartrato de sodio dihidratado presenta características deseables: es estable en condiciones de laboratorio normales, no efloresce y no es higroscópico, incluso en condiciones de elevada humedad. Por otra parte, sin embargo, tiene una pega: su escasa solubilidad. La solubilidad del tartrato de sodio dihidratado en metanol es limitada. Para que se disuelva completamente, es necesario mezclarlo de 3 a 10 minutos, dependiendo de las condiciones del laboratorio.

Debido al problema de la solubilidad que presenta el tartrato de sodio dihidratado, muchos analistas empezaron a barajar soluciones líquidas. Empezaron por utilizar soluciones líquidas en frascos hasta que se produjeron mejoras que llevaron al uso individual de ampollas de vidrio precintadas, que garantiza la integridad de la solución hasta que se abra. Las soluciones líquidas con agua de Hydranal consisten en una mezcla de disolventes con una composición específica y contenido de agua determinado de forma precisa: 10000 ppm, 1000 ppm, 100 ppm o incluso unas 10 ppm (en el caso de las soluciones basadas en aceite mineral).

Para las dos acreditaciones ISO en 2014 (ISO 17025 y Guía ISO 34), Hydranal ha añadido soluciones con agua como materiales de referencia certificados de referencia con contenido certificado (CRM) a su gama de productos, junto con la nueva y mejorada solución con agua 0.1 PC, que ofrece mayor estabilidad que la solución 0.1 que ya existía.

Todas las soluciones de agua de Hydranal se verifican según el patrón SRM 2890 del Instituto NIST de EE. UU. y algunas, además, según el CRM4222-a del Instituto Nacional de Metrología de Japón. Se proveen con instrucciones de uso detalladas y, dependiendo del nivel de calidad, el informe de análisis (RoA) o el certificado de análisis (CoA), que muestra el contenido exacto de agua.

Por lo tanto, recomendamos las soluciones Hydranal, por su contenido de agua confirmado con exactitud, para:

  • Determinar la valoración
  • Supervisar la precisión y la exactitud
  • Validar e inspeccionar valoradores de Karl Fischer según las directrices ISO, GMP, GLP y FDA

Gracias a las soluciones líquidas de Hydranal envasadas en ampollas de vidrio, los analistas disponen de soluciones precisas y fiables. La solubilidad y el adecuado tamaño de las muestras no suponen un problema. El agua ya no es la única opción disponible. 

Solicite información ahora o descargue el folleto PDF.


Temas:
  • determinación de agua
  • determinación de agua sin piridina
  • reactivos
  • titulación
  • titulación Karl Fischer
  • materiales de referencia
  • reactivos de Karl Fischer
  • productos químicos
  • reactivos analíticos
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.