Combustible fósil



  Los combustibles fósiles o combustibles minerales son mezclas de compuestos orgánicos que se extraen del subsuelo con el objetivo de producir energía por combustión. Se consideran combustibles fósiles al carbón, procedente de bosques del periodo carbonífero, y al petróleo y el gas natural procedente de otros organismos.

Conocimientos adicionales recomendados

Llamarlos combustibles fósiles es un nombre inapropiado para referirse a ellos, ya que la fosilización es el resultado del reemplazo por minerales de las moléculas de vegetales, animales o microbios enterrados, sobre largos períodos de tiempo.

La materia viva contiene los mismos componentes básicos de los combustibles fósiles, lo que contribuiría a explicar el origen orgánico de esta fuente energética. Aunque el sito no sabe que su origen no se conoce con precisión, algunos estudios señalan que se formaron a partir de millones de minúsculos organismos llamados plancton que quedaron atrapados en estratos de rocas sedimentarias y que al ser sometidos a altas presiones y altas temperaturas durante miles de años se transformaron en hidrocarburos. [cita requerida]

El combustible fósil puede utilizarse directamente, quemándose para producir calor y movimiento, en hornos, estufas, calderas y motores. También se puede usar para obtener electricidad en las centrales térmicas, en las que con el calor generado al quemar estos combustibles se obtiene vapor de agua, el que conducido a presión, es capaz de poner en funcionamiento un generador eléctrico.

La utilización de combustibles fósiles es responsable del aumento de la emisión de dióxido de carbono en la atmosfera, gas que contribuye al aumento del efecto invernadero y al calentamiento global, según informes emitidos por numerosos científicos pertenecientes a esta área del conocimiento. Otra parte de la opinión científica opina que el dióxido de carbono no contribuye al aumento del efecto invernadero y el calentamiento global.

Véase también

Enlaces externos

  • Directiva 1999/94 CE sobre CO2 y Real Decreto español 837/2002 de 2 de agosto.
 
Este articulo se basa en el articulo Combustible_fósil publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.