Ebullición



 

Conocimientos adicionales recomendados

La ebullición es el proceso físico en el que un líquido pasa a estado gaseoso. Se realiza cuando la temperatura de la totalidad del líquido iguala al punto de ebullición del líquido a esa presión.

Si se continúa calentando el líquido, éste absorbe el calor, pero sin aumentar la temperatura: el calor se emplea en la conversión del agua en estado líquido en agua en estado gaseoso, hasta que la totalidad de la masa pasa al estado gaseoso. En ese momento es posible aumentar la temperatura de la masa gaseosa.

Este proceso es muy distinto a la evaporación, que es paulatino y para el que no es necesario el calentamiento de toda la masa. Este proceso es también el inverso a la condensación.

Agua (H2O)

Cuando se calienta el agua por encima de 100ºC (a 1 atm de presión), se transforma en un gas, el vapor de agua, que no se puede ver porque es transparente.

En el nivel del mar (esto es, a 1 atm de presión), el agua hierve a una temperatura de 100ºC. A esta temperatura de la denomina punto de ebullición del agua.

En altitudes superiores, la presión atmosférica media disminuye, por lo que el agua necesita temperaturas menores para entrar en ebullición.

En una olla a presión, el agua llega a una temperatura de 120ºC antes de hervir, debido a la mayor presión alcanzada por los gases en su interior. Gracias a esta mayor temperatura del agua en el interior de la olla, la comida se cuece más rápidamente.

La adición de aditivos al agua hace aumentar su punto de ebullición.

Véase también

Enlaces externos

 
Este articulo se basa en el articulo Ebullición publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.