Pórfido



La palabra pórfido proviene del latín porphyra, "piedra púrpura". Así denominaron los romanos a esta piedra que, debido a su color, fue usada como signo de distinción. El uso del pórfido se remonta a la cuna de las civilizaciones asirio-babilónica, egipcia y romana. Hallazgos arqueológicos y monumentos realizados en este material lo confirman.

Conocimientos adicionales recomendados

Los antiguos egipcios encontraron y comenzaron a usar este material para los faraones ya que se distinguía, de otras por su color, su dureza y su resistencia superiores al granito. Características que, prácticamente, la hacen eterna aún en condiciones de uso rigurosas, ya sean mecánicas o ambientales.

Es una roca formada a partir de la solidificación del magma. Está clasificada entre las rocas magmáticas o eruptivas ya que se forma por la solidificación del magma, es decir una masa fluida de origen volcánico a temperaturas muy elevadas en el interior de la corteza terrestre. Su enfriamiento comienza muy lentamente a profundidad, iniciando la solidificación del magma y la formación de cristales de los minerales componentes.

El uso del pórfido para construcción de monumentos monolíticos es conocido desde los tiempos más remotos. Se usa profusamente en la pavimentación de calles. En México, se explota en Guanajuato, específicamente en San Luis de la Paz.

Véase también

 
Este articulo se basa en el articulo Pórfido publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.