Reflejo de marcha automática



El reflejo de la marcha automática (junto a otros como el de Moro, succión, graspin o incurvación de tronco) es un reflejo arcaico que se da en los seres humanos durante las primeras semanas de vida, generalmente hasta el cuarto, quinto o sexto mes.

Conocimientos adicionales recomendados

Aparece generalmente a partir del cuarto día de vida cuando se sujeta al niño por debajo de las axilas sobre un plano recto y éste flexiona o estira sus piernas alternativamente como si quisiera caminar. Este reflejo termina desapareciendo o convirtiéndose en lo que serán los primeros ejercicios en los que el niño comienza a andar mediante sostén o intentando alcanzar un objeto, la madre, etcétera. Si más allá de estos primeros meses continua como conducta refleja se puede considerar como signo patológico en el desarrollo.

 
Este articulo se basa en el articulo Reflejo_de_marcha_automática publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.