Ácidos grasos omega 6



Los ácidos grasos omega-6 (ω-6) son un tipo de ácido graso considerados esencial con amplios efectos biológicos positivos para la salud, como el alivio de la inflamación relacionada con la artritis reumatoide y los síntomas del síndrome premenstrual.[1] Los efectos biológicos del ω-6 son generalmente mediados por sus interacciones con los ácidos grasos omega 3.

Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Características

Los ácidos grasos del tipo ω-6 son ácidos grasos insaturados por tener enlaces dobles en sus cadenas. Tienen la peculiaridad de tener el primer enlace doble en el carbono de la posición 6, contando los carbonos desde el final de la cadena del ácido graso. En comparación, los ω-3 tienen su primer doble enlace en el carbono 3, y los ω-9, en el noveno carbono. Las funciones metabólicas que aprovechan a los ácidos grasos, las prefieren de cadena larga, de modo que los ω-6, de 18 carbonos y un doble enlace, son elongados a cadenas de 20 carbonos y cuatro enlaces doble (ácido araquidónico, precursor de los eicosanoides) y cadenas de 22 carbonos y seis enlaces dobles (ácido docosahexaenóico).[2]

Tipos

  • Nomenclatura: ácido linoleico (18:2, es decir, 18 carbonos y 2 enlaces dobles), es el más corto de los ω-6, esencial.
  • Importancia: ácido araquidónico (20:4), fisiológicamente, precursor de las prostaglandinas, entre otras moléculas.
Nombre común Nomenclatura Nombre químico
Ácido linoleico 18:2 (n-6) Ácido 9,12-octadecadienoico
Ácido γ-linolénico 18:3 (n-6) Ácido 6,9,12-octadecatrienoico
Ácido eicosadienoico 20:2 (n-6) Ácido 11,14-eicosadienoico
Ácido dihomo-gamma-linolénico 20:3 (n-6) Ácido 8,11,14-eicosatrienoico
Ácido araquidónico 20:4 (n-6) Ácido 5,8,11,14-eicosatetraenoico
Ácido docosadienoico 22:2 (n-6) Ácido 13,16-docosadienoico
Ácido adrénico 22:4 (n-6) Ácido 7,10,13,16-docosatetraenoico
Ácido docosapentaenoico 22:5 (n-6) Ácido 4,7,10,13,16-docosapentaenoico
Ácido caléndico 18:3 (n-6) Ácido 8E,10E,12Z-octadecatrienoico

Fuentes dietéticas

Existen evidencias que sugieren que los niveles excesivos de ácidos ω-6 proporcionales a los ω-3, pueden incrementar la probabilidad de un número de enfermedades y depresión. La diéta típica de la población moderna, en particular del hemisferio occidental tienen una relación de ω-6 a ω-3 en exceso del 10:1 y a veces hasta 30:1. La proporción óptima se piensa que debe ser de 4:1 o menor.[3]

Las fuentes dietéticas de los ácidos grasos ω-6, incluyen:

  • nueces
  • cereales
  • pan integral
  • la mayoría de los aceites vegetales
  • huevos y aves de corral

Referencias

  1. Madretierra Medicina Natural - Complementos Alimenticios. [1]
  2. VALENZUELA B., Alfonso y NIETO K., Susana. Ácidos grasos omega-6 y omega-3 en la nutrición perinatal: su importancia en el desarrollo del sistema nervioso y visual. Rev. chil. pediatr. [online]. mar. 2003, vol.74, no.2 [citado 27 Agosto 2007], p.149-157. Disponible en la World Wide Web: [2]. ISSN 0370-4106.
  3. California State University, Chico. [3]
 
Este articulo se basa en el articulo Ácidos_grasos_omega_6 publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.