Ácidos grasos omega 3



  Los ácidos grasos omega-3 son ácidos grasos esenciales (el organismo humano no los produce internamente), poliinsaturados, que se encuentran en alta proporción en los tejidos de ciertos pescados (por regla general pescado azul), y en algunas fuentes vegetales como las semillas de lino, los cañamones y las nueces.[1] Algunas fuentes de omega-3 pueden tener otros tipos como los omega-6. Inicialmente se les denominó vitamina F hasta que determinaciones analíticas más precisas hicieron ver que realmente eran lípidos.

Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Características dietéticas

Se ha demostrado experimentalmente que el consumo de grandes cantidades de omega-3 aumenta considerablemente el tiempo de coagulación de la sangre, lo cual explica por qué en comunidades que consumen muchos alimentos con omega-3 (esquimales, japoneses, etc.) la incidencia de enfermedades cardiovasculares es sumamente baja.[2] [3] [4]

Algunas experiencias sugieren también que el consumo de omega-3 tiene efectos benéficos sobre el cerebro[cita requerida]. Altas cantidades podrían disminuir los efectos de la depresión[5] [6] e incluso grupos de niños en edad escolar aumentaron notablemente su rendimiento después de ingerir pastillas con aceite de pescado[cita requerida] (rico en omega-3). El omega-3 es un objetivo añadido a ciertos alimentos funcionales que son enriquecidos artificialmente con omega-3 como puede ser la leche, la leche de soja, los huevos,[7] etc.

Omega-6 compite contra Omega-3 en el organismo humano

Los ácidos grasos omega-6 también son esenciales, pero tienden a consumirse en exceso en las dietas modernas, sobre todo por su inclusion en productos de comida elaborada. Los estudios han demostrado que ambos ácidos grasos no sólo hay que tomarlos en cantidades suficientes, además hay que guardar una cierta proporción entre ambos tipos.[8] Se encontró que los humanos evolucionaron consumiéndolos en una proporción de uno a uno, por lo que esta sería la proporción óptima que brinda numerosos beneficios para la salud.

Sin embargo algunos estudios de nutrición demuestran que las dietas occidentales, más aún la típica estadounidense, pueden tener proporciones de 10:1 (lo cual tiene consecuencias negativas para la salud) e incluso hasta de 30:1. Disminuyendo esta razón a al menos 5:1 entre omega-6 y omega-3 beneficia a los asmáticos, de 4:1 ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares hasta en un 70%,[3] 2-3/1 artritis reumatoide y cáncer colorectal.[9]

Fuentes naturales de omega-3

Las fuentes más ricas en Omega-3 son los peces de agua fría, incluyendo Salmón, pez que supuestamente tendría el más bajo nivel de contaminación. Hay otras fuentes importantes como los pescados azules, entre estos la sardina, que tiene 1:7 entre omega-6 y omega-3.

Las mejores alternativas en el mundo vegetal son la chía o salvia hispánica,[10] el lino y las semillas de calabaza.Hay otras fuentes de omega-3 que no resultan igualmente útiles por tener también mucho omega-6, como las nueces o el aceite de colza.

En general, desequilibran menos la proporción las carnes de animales criados con pasto que los criados con grano. En el ganado alimentado con pasto la proporción de omega-3 es mucho mayor que en el alimentado con grano.

Una de las fuentes vegetales con mayor proporción de Omega 3 (48%) se encuentra en el Sacha Inchi, una variedad de maní de origen amazónico que se encuentra principalmente en el Perú.

Referencias

  1. " omega -3 Fatty acids: Comparison of plant and seafood sources in human nutrition", Nettleton, JA. Journal of the American Dietetic Association [J. AM. DIET. ASSOC.]. Vol. 91, no. 3, pp. 331-337. 1991.
  2. " Marine oils as a source of omega-3 fatty acids in the diet: how to optimize the health benefits", Uauy Dagach, R : Valenzuela, A. Prog-Food-Nutr-Sci. 1992; 16(3): 199-243
  3. a b "Fish Consumption, Fish Oil, Omega-3 Fatty Acids, and Cardiovascular Disease", Penny M. Kris-Etherton, PhD, RD; William S. Harris, PhD; Lawrence J. Appel, MD, MPH, for the Nutrition Committee, Circulation. 2002;106:2747-2757
  4. "The Effect of Dietary {omega}-3 Fatty Acids on Coronary Atherosclerosis", Clemens von Schacky, MD; Peter Angerer, MD; Wolfgang Kothny, MD; Karl Theisen, MD; and Harald Mudra, MD , Annals of Internal Medicine, 6 April 1999 | Volume 130 Issue 7 | Pages 554-562
  5. "Omega 3 Fatty Acids in Bipolar Disorder",Andrew L. Stoll, Arch Gen Psychiatry. 1999;56:407-412.
  6. "Addition of Omega-3 Fatty Acid to Maintenance Medication Treatment for Recurrent Unipolar Depressive Disorder", Boris Nemets, Am. J. Psychiatry 159:477-479, March 2002
  7. " Egg yolk as a source of long-chain polyunsaturated fatty acids in infant feeding", Simopoulos, A P : Salem, N. Am-J-Clin-Nutr. 1992 Feb; 55(2): 411-4
  8. "The importance of the ratio of omega-6/omega-3 essential fatty acids", A. P. Simopoulos, Dossier: Polyunsaturated fatty acids in biology and diseases. Biomedecine & Pharmacotherapy, Volume 56, Issue 8, October 2002, Pages 365-379.
  9. "Possible beneficial effect of fish and fish n-3 polyunsaturated fatty acids in breast and colorectal cancer", de Deckere EA., Eur J Cancer Prev. 1999 Jul;8(3):213-21.
  10. semilla de Chia

Véase también

Lista de ácidos grasos omega-3

Referencias Externas

  • Acidos grasos omega-3
 
Este articulo se basa en el articulo Ácidos_grasos_omega_3 publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.