Epidural



La anestesia epidural o peridural es la introducción de anestésico local en el espacio epidural bloqueando las terminaciones nerviosas a nivel de su salida de la médula. Por lo tanto su distribución será metamérica. O sea se anestesiará la zona del cuerpo que corresponde a los nervios que han sido alcanzados por el anestésico local inyectado. La técnica de punción epidural se realiza con el paciente sentado o en decúbito lateral y se punciona el espacio entre las dos apófisis posteriores de la vértebra. El nivel de punción está en función de la zona que se desea anestesiar. La punción lumbar, que es la más frecuente, se realiza en los espacios vertebrales entre dos vértebras lumbares y se anestesia la zona abdominal.

Conocimientos adicionales recomendados

La anestesia peridural se realiza mediando diversas técnicas. Todas ellas consisten en la búsqueda del espacio epidural. Este es un espacio virtual que se encuentra por fuera de la duramadre. Mediante anestesia de la piel en el lugar de punción, se introduce una aguja conectada a una jeringa con poca resistencia llena de aire o agua. Se va introduciendo la aguja y se va apretando el émbolo de la jeringa. Mientras se atraviesa músculo o ligamentos se produce una resistencia al apretar el émbolo. Al llegar al espacio epidural esta resistencia desaparece y permite vaciar el aire o agua. Esto es el signo de que se ha llegado al espacio epidural. En este lugar se introduce el fármaco a administrar y el catéter si procede. La anestesia epidural está indicada para realizar aquellas intervenciones en abdomen sobre todo a nivel infraumbilical, como son hernias inguinales, intervenciones en testículos o vejiga o partos. La apendicitis que corresponde a esta zona no es una buena indicación puesto que aunque la piel si corresponde a la zona, el apéndice y el intestino adyacente están inervados por nervios de niveles superiores a la zona anestesiada y al traccionar el intestino puede producirse dolor.

Respecto a la anestesia intradural posee la ventaja que se puede introducir un catéter en el espacio epidural por el que se puede ir reinyectando fármaco o instaurar una perfusión continua para producir una anestesia continua y prolongada. Por lo tanto es útil para intervenciones largas o para analgesia postoperatoria. Los fármacos que se inyectan al espacio epidural son variados pero principalmente son los anestésicos locales. Estos producen un efecto en función de la dosis administrada. A pequeñas dosis bloquean las fibras que transmiten el dolor. A más altas dosis producen un bloqueo muscular y una parálisis. Y a mayor dosis un bloqueo sensitivo. Otros fármacos utilizados son diferentes derivados mórficos. En la actualidad se han publicado diversos trabajos sobre la inyección de diferentes fármacos por vía peridural como la clonidina o la ketamina, fármacos de utilización endovenosa pero que se ha visto que también actuan a nivel de la fibra nerviosa. La asociación por vía peridural de dos fármacos potencia la acción de ambos minimizando sus efectos secundarios al permitir reducir la dosis.

En los últimos años se está utilizando mucho la anestesia peridural torácica que consiste en la misma técnica pero,a nivel de las vértebras torácicas. De esta manera se produce la analgesia de zonas superiores a las alcanzadas con la peridural lumbar y se utiliza sobre todo para analgesia postoperatoria de cirugía abdominal alta o cirugía torácica.

 
Este articulo se basa en el articulo Epidural publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.