MDMA



  El MDMA (3,4-metilendioximetanfetamina) o éxtasis es una droga psicoactiva de origen sintético con propiedades estimulantes y empatógenas de sabor amargo. Suele relacionarse y confundirse con el MDA y otras fenetilaminas de anillo sustituido.

El MDMA se particulariza por sus efectos empatógenos, relativos a una sensación subjetiva de apertura emocional e identificación afectiva con el otro. Estas propiedades distintivas estarían mediadas por un incremento en los niveles del neurotransmisor serotonina en las sinapsis neuronales y otros neurotransmisores, principalmente la noradrenalina y, en menor medida, la dopamina. La actividad de la serotonina se ha relacionado funcionalmente con los estados de ánimo y el humor.

Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Química

La nomenclatura IUPAC para este compuesto es 3-4 metilendioximetanfetamina. La fórmula química del MDMA es: C11H15NO2 Se trata de una sustancia que puede generar y genera momentos de máxima apertura emocional sin tener depender de todo un largo proceso para la misma. Se trata de una molécula perteneciente al grupo de las fenetilaminas, emparentada estructuralmente con el alcaloide mescalina, y derivada química de diversos compuestos aromáticos presentes en varias especies vegetales. También está relacionada con el MDA (metilendioxianfetamina), un compuesto precursor, con efectos fisiológicos similares. Tanto la metanfetamina como el MDA, se han vinculado con potenciales efectos neurotóxicos.

Síntesis

      El proceso a seguir para la producción de MDMA varía según el método de síntesis. En la literatura científica se describen unas veinte recetas de las cuales sólo siete son las habituales, siendo la más sencilla la que parte de la 3,4-metilenodioxifenil-2-propanona, un producto comercial usado como saborizante e ingrediente para la fabricación de perfumes. A partir de la 3,4-metilenodioxifenil-2-propanona se puede fabricar MDMA mediante un proceso de conversión simple.[1]

Otra vía es sintetizarlo a partir de piperonal, isosafrol, o safrol. Estos precursores químicos primarios del MDMA se producen en la India, China, Polonia, Alemania y en otros países de forma cada vez más creciente. El safrol, un aceite esencial, se encuentra en la naturaleza como componente primario del aceite de sasafrás. El aceite de sasafrás se encuentra en la raíz o en la corteza del árbol sassafras albidum, y en las partes leñosas que crecen por encima del suelo del árbol sudamericano Ocotea Pretiosa. El safrol está también presente en la nuez moscada (myristica fragrans), el eneldo, la semilla del perejil, el azafrán y las habas de vainilla. Por ello, si la patente del MDMA hoy siguiera vigente hoy en día se podría comercializar como sustancia natural o seminatural.[1]

Historia

En 1912, los laboratorios Merck en Darmstadt sintetizaron de modo accidental el MDMA. El hallazgo no fue seguido de estudios farmacológicos y, hasta 1953, el descubrimiento permaneció en el registro de patentes sin ninguna aplicación concreta. Es rotundamente falso, por mucho que se afirme en multitud de documentos, que se ensayara en humanos como anorexígeno o para usos bélicos.[cita requerida]

La primera comunicación científica sobre efectos fisiológicos en seres humanos es de 1976 y se debe al químico y farmacólogo Alexander Shulgin.  

En 1985, el MDMA fue prohibido en Estados Unidos, en tanto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó al MDMA en la Lista I de psicotrópicos, entre los fármacos sin usos terapéuticos, sólo admisibles en experimentos con animales. Al caer en la prohibición, quedaron interrumpidas varias investigaciones sobre los efectos de esta droga. Algo que no quedó claro para algunos en la historia de esta droga fue lo drástico de su prohibición, ya que no existían entonces pruebas de efectos nocivos, peligrosos o fatales, siendo la adicción menor que en otros fármacos debido a la baja tolerancia que el cuerpo humano desarrolla a la droga, y siendo la sobredosis algo improbable también. Se la incluyó en la "Lista I" junto con drogas como LSD, heroína, cocaína y otras drogas de riesgos altamente demostrados. Se dijo que detrás de esta prohibición existían intereses económicos de grandes compañías farmacéuticas fabricantes de antidepresivos y otras drogas legales que no tenían competencia con los resultados del MDMA. Sumado a esto estaban las investigaciones hechas por algunos profesionales con resultados altamente satisfactorios en el tratamiento de algunos traumas psicológicos y problemas de parejas. Los efectos que supuestamente justificaban su prohibición, para la que la DEA utilizó un mecanismo de excepción, ya que no debía demostrar su peligrosidad a priori, aún siguen siendo cuestionados y no han podido ser demostrados en un uso no abusivo en seres humanos. La prohibición impide que se realicen apenas estudios con dicha droga, y mas del 95% de los realizados se basan en experimentación con otros animales, cuyos resultados no son aplicables al ser humano. Otro problema vinculado a la historia de esta droga, es que uno de los estudios conducidos con primates por el Dr. Ricaurte, confundió y administró erróneamente dosis mortales de metanfetamina a los animales en lugar de la MDMA, y extrajo conclusiones y publicó las mismas sin conocer su tremendo error. Esos estudios, que pretendían ser determinantes en la toxicidad de la MDMA, resultaron ampliamente publicitados, pero no así la posterior rectificación pública y anulación de dichos resultados cuando se descubrió que el estudio carecía de toda validez.

El MDMA alcanza su auge de consumo ilegal entre la población más joven en los años 90, en los que emerge como algo novedoso, desligado de la figura del "yonqui" (prototipo de drogadicto de los años 70 y 80). Sin embargo, no es exclusivamente el único contexto "lúdico" en que se consume esta droga.

Prohibición jurídica

Se considera como sustancia ilegal de forma automática al estar incluida en distintos convenios indicativos entre los que destacan la lista I anexa al Convenio único de las Naciones Unidas de 1961 y el Convenio de Viena de 1971, por lo que se le aplica la regulación específica en todos los países donde se hayan ratificado tales convenios.[2]

En base a la regulación española se establecen tres estados en base a la cantidad en posesión:[2]

  • Medio gramo: Consumo propio no punible mediante proceso penal puesto que se considera consumo propio. Ello sin embargo no evita sanciones de tipo administrativo o medidas de seguridad.
  • Entre medio gramo y 240 gramos: Se considera la posibilidad de formar parte del ciclo de la droga, con la consecuente apertura de un proceso penal a tenor del artículo 368 del Código penal.
  • De 240 gramos en adelante: Se considera cantidad de notoria importancia según el Tribunal Supremo en un acuerdo del Pleno de 19 de octubre de 2001, aplicándosele la cualificación de primer grado del art.369 6ª del Código penal.
  • La cantidad excede notablemente de 240gr.: Se le aplica la cualificación de segundo grado en base al art.370 3ª del Código penal.

Efectos

  El mecanismo de acción se atribuye al rol del MDMA como agonista directo de los receptores neuronales presinápticos de serotonina. De esta manera, el MDMA induce la liberación de estos neurotransmisores desde las vesículas en las terminales presinápticas de las neuronas, hacia el espacio sináptico, propagando la señal por toda la red neuronal. Estos cambios neuroquímicos se manifiestan fisiológicamente produciendo templanza emocional y apertura afectiva, comunicación desinhibida, empatía (entactogénesis).

Además, el MDMA preserva también los efectos estimulantes típicos de la anfetamina, que refuerzan los ya descritos, produciendo sensación de gran energía física, con aumento de la actividad motora (hiperactividad), bienestar general y euforia.

El subidón se manifiesta en forma de oleadas con sensaciones de euforia, alegría, felicidad, empatía in crescendo y de una sensación de ligereza mental y física.

El MDMA puro suele tener una bajada muy tranquila y facilidad para dormir. Sin embargo, una sola dosis demasiado alta o una repetición de varias dosis en espacio de tiempo demasiado corto (por ejemplo, la típica pauta de consumo de cada fin de semana), son las que van acompañadas de estados depresivos, debido a que la liberación de serotonina inducida pudo haber depletado (vaciado) temporalmente las vesículas que alojan los neurotransmisores de reserva. En ese caso, se produciría una caída brusca en los niveles extracelulares de serotonina, que tardaría varios días en recomponerse. Para evitar estas consecuencias es frecuente la administración de un antidepresivo Inhibidor de la Recaptación de la Serotonina (IRS), sobre todo la fluoxetina, unas 6 horas después de la ingesta de MDMA. Evidencia científica preliminar (en ratas) asocia esta práctica con una acción neuroprotectora, profiláctica contra la posible toxicidad del MDMA.[3] Esto es particularmente predicado por algunas agrupaciones civiles dedicadas a promover políticas de reducción de daños. Otra posibilidad es que la pastilla que supuestamente contenía MDMA, no sólo contenga esta substacia, sino algún otro tipo de droga, o incluso que no se trate de MDMA en absoluto. En dicho caso, los efectos tras y durante el consumo no pueden ser atribuidos exclusivamente al MDMA.[cita requerida]

Contrariamente a lo que sugiere la mitología popular, el MDMA no tiene efectos afrodisíacos, alguien la llamó sensual mas no sexual.[cita requerida] Su utilidad para facilitar la introspección con un temor reducido ha sido comprobada en algunos contextos terapéuticos, realizándose en España el primer estudio para las aplicaciones terapéuticas de esta droga, con mujeres que sufrían Trastorno de Estrés Post-Traumático por abuso sexual, en la Universidad Autonoma de Madrid por el psicólogo José Carlos Bouso. Dicho estudio, se completó con buenos resultados en sus primeras fases, pero fue detenido por cuestiones políticas, sin que haya sido aún concluido. Al mismo tiempo se desarrolló otro estudio en Israel para victimas de actos terrorista que sufrían Trastorno de Estrés Post-Traumático. En el 2004, la DEA (Drug Enforcement Agency) otorgó las primeras licencias para adquirir esta droga legalmente. Los representantes de la clase médica que participan en estos ensayos, se han manifestado en favor de modificar el status legal del MDMA, proponiendo que sea retirado de la Lista I e incluido en la Lista III de psicotrópicos. Éstos ensayos fueron llevados a cabo en primates, en los que se demostró el deterioro cerebral ocasionado por tomas sucesivas de MDMA. Años más tarde, se demostró que la sustancia empleada en estos experimentos no fue MDMA sino d-metanfetamina, por lo que los resultados obtenidos no pueden considerarse correctos.[4]

Los experimentos de Brian Yamamoto[5] realizados en ratas, demuestran que el MDMA daña la barrera hematoencefálica del cerebro. No existen experimentos al respecto en humanos.

Dicha neurotoxicidad ocurriría como consecuencia de un consumo total de la serotonina en las sinapsis neuronales, produciendose entonces la recogida de dopamina . El enzima monoamina oxidasa (MAO) interactúa con la dopamina, liberando así compuestos dañinos para el cerebro.[6] Esta forma de neurotoxicidad, si bien, puede ser atenuada mediante la toma de diversos fármacos.[7]

Modos de ingestión

  El MDMA se puede conseguir en forma de cristales o ya machacado formando polvo de cristal, de ahí que se le llame también crystal. También se comercializa en pastillas que suelen llevar compactantes y aglutinantes. Se ingieren normalmente en dosis pequeñas, con la intención de controlar el efecto, lo que es difícil por el desconocimiento de la pureza y su contenido en MDMA.

La dosis normal para un adulto suele ser 100mg a 120mg y suele ingerirse o bien en cápsulas (denominadas "bombitas" con una cubierta superior de papel de arroz), comprimidas en pastillas e incluso de forma directa al comer o esnifarlo. Esta última resulta molesta por los pequeños cristales que contiene que pueden provocar fisuras en el tabique nasal. El problema con las pastillas de club que se le suele atribuir al MDMA es el componente de las mismas, suelen tener como base de la pastilla anfetaminas y otras drogas como MDA, DXM, cafeína, ketamina u otras sustancias derivadas de su síntesis que además combinadas con el MDMA pueden llegar a tener efectos inesperados. Estas mezclas realizadas en las pastillas se pueden deber a varios motivos, entre ellos el hecho de que puede ser más "divertido" el que la pastilla contenga algún alucinógeno o energizante que permita estar en una rave durante mucho tiempo. Otra posibilidad es el conocimiento de los fabricantes de esta droga de que el MDMA no puede llegar a causar adicción física debido a la tolerancia que el cuerpo desarrolla, lo que llevaría a una baja en el consumo, y por supuesto, el adulterar el MDMA con sustancias más baratas que este, que supongan el mayor enriquecimiento de las fuentes, y la mala calidad del proceso de síntesis, que puede ocasionar que en las pastillas estén presentes productos de la síntesis que no se eliminaron posteriormente (abaratando radicalmente los costos, pues a menudo el proceso de "filtrado" es más caro que el proceso de síntesis).   El cuerpo humano desarrolla tolerancia a esta droga, por lo que el consumo continuo de la misma lleva a la paulatina ausencia de efectos, debido a esto una persona que ingiere la droga semanalmente, probablemente después de uno o dos meses no sienta los efectos de la misma o estos sean casi imperceptibles.

Cabe aclarar que el uso más común de la droga es netamente lúdico fundamentalmente en fiestas y discotecas, sin embargo investigaciones hechas por psicólogos y psiquiatras demuestran que esta droga tiene un potencial altísimo como tratamiento de ciertos desórdenes mentales como paranoia, fobias, esquizofrenia, etc. e incluso en el tratamiento de parejas en crisis, debido a las cualidades empáticas de la droga que generan una gran apertura al diálogo.

Sobredosis

En casos de toxicidad por sobredosis, puede producirse hipertermia y síndrome serotoninérgico. Existe riesgo de deshidratación en usuarios con alta actividad física que olvidan beber agua, dado que la droga puede inhibir la percepción del cansancio, del hambre, y de la sed, siendo esta última hasta ahora la única causa de muerte derivada[8] debido a los consumidores que olvidan hidratarse y ventilar el cuerpo, menospreciando la importancia de esto debido a los efectos eufóricos y de bienestar de la droga. En este sentido la ingestión de alcohol agrava los riesgos potenciales ya que el alcohol colabora con la deshidratación. En contraste, también han sido registrados casos de hiponatremia (deficiencia de sodio) por exceso de agua.[cita requerida] El mayor peligro proviene del hecho de que, al no estar legalizada, no existe homologación en la venta por lo que otras drogas, más peligrosas (como PMA, DXM o metanfetamina), se añaden a las pastillas de éxtasis o muchas veces simplemente se venden como tales. No hay información disponible sobre los efectos de la droga a largo plazo en humanos, debido a que el status legal de esta sustancia impedía tales investigaciones hasta el 2001, cuando se autorizaron los ensayos clínicos antes mencionados.

Síntomas de una sobredosis o derivados de una mala ingestión:

Véase también

Referencias

  1. a b UTOPIAN PHARMACOLOGY Mental Health in the Third Millennium MDMA and Beyond, acceso 29 de abril de 2008 (en inglés).
  2. a b Francisco Muñoz Conde, Derecho penal. Parte Especial., 16º edición, Tirant lo Blanch, Valencia, 2007. ISBN 9788484569428
  3. MDMA.net
  4. Ricaurte se retracta del error (inglés) Articulo en Español
  5. Página del profesor Universidad de Boston
  6. Tu cerebro en Extasis (En Inglés)
  7. Atenuación de la neurotoxicidad
  8. MDMA (éxtasis) - Drogas de Diseño y Smart Drugs

Enlaces externos

En español

  • En MedlinePlus puedes encontrar más información sobre MDMA
  • Página sobre drogas
  • Reducción de daños en el consumo de éxtasis y otras sustancias
  • Más información sobre el éxtasis y otras drogas

En inglés

  • En Medline puedes encontrar más información sobre MDMA (en inglés)
Académicos
  • UTOPIAN PHARMACOLOGY Mental Health in the Third Millennium MDMA and Beyond (mdma.net).
  • The Multidisciplinary Association for Psychedelic Studies (MAPS): MDMA project MAPS is at the forefront of human MDMA research, having obtained FDA permits for two studies administering MDMA to human volunteers in order to explore the drug's potential psychiatric benefits (one study is already underway.)
  • TheDEA.org's extensive critique/review of the evidence against MDMA ('ecstasy') causing brain damage at common recreational doses.
  • This is your brain on Ecstasy - A slideshow that illustrates the neuropharmacokinetics of Ecstasy (how the drug affects the brain.) Some of the information on this page is at present (July 2005) outdated.
  • PiHKAL entry
  • The MAPS research library, containing downloadable copies of most of the MDMA and LSD research ever done.
Medios de comunicación
  • Conant, Eve. "Ecstasy: A Possible New Role for a Banned Club Drug." Newsweek, May 2, 2005.
  • Erowid.
  • Generation on X: An undercover look at the growing trend of teens using Ecstasy FOX News, April 26, 2005.
  • Weiss, Rick. "'Ecstasy' Use Studied to Ease Fear in Terminally Ill." The Washington Post, December 27, 2004.
  • Philipkosk, Kristen. "Wired News: Long Trip for Psychedelic Drugs." Wired, September 27, 2004.
  • Philipkosk, Kristen. "DEA Approves Ecstasy Tests." Wired, March 2, 2004.
  • Darman, Jonathan. "Out of the Club, Onto the Couch Newsweek.com, December 5, 2003. - An interview with NYU's Dr. Julie Holland
  • Weiss, Rick. "Results Retracted on Ecstasy Study." The Washington Post, September 6, 2003.
  • Recer, Paul "Ecstasy-Parkinson's Connections?." CBS News, September 26, 2002.
Generales
  • Multidisciplinary Association for Psychedelic Studies
  • Pillreports - The definitive Ecstasy database that is updated with "trip" reports and pictures daily.
  • User-friendly info on Ecstasy provided by the TRIP! Project, Toronto Canada
  • Good Drugs Guide - Basic information
  • DanceSafe - a risk reduction site with lots of information on Ecstasy. Includes a large database of photographs of different pill types, along with laboratory analysis of what was actually found in the pill.
  • This is your brain on Ecstasy: MDMA Neurochemistry Slideshow Slideshow that shows the chemical reactions in the brain that cause the effects of MDMA - hosted by Dancesafe.
  • Erowid's Ecstasy page - lots of information
  • UK National Drugs Line factsheet on Ecstasy
  • American Council for Drug Education factsheet on Ecstasy
  • http://www.ecstasy.org
  • Utopian Pharmacology. Detailed essay discussing the history and uses of MDMA.



 
Este articulo se basa en el articulo MDMA publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.