Ano



  Se conoce como ano al extremo terminal del tubo digestivo. Está constituido por músculo esfínter voluntario (esfínter externo del ano), recubierto de mucosa, siendo una abertura a través de la cual los materiales de desecho de la digestión (heces) salen del cuerpo.

Teóricamente el ano es un simple orificio en que termina por su parte inferior el tubo digestivo, de la misma manera en que la cavidad oral empieza en su parte superior. Al orificio anal se le añade por arriba la parte más inferior del recto que precede, y por abajo, la zona cutánea que lo continúa y que lo rodea. Así el ano, se convierte en un conducto de unos 15 a 20 milímetros de longitud (canal anal) a través de cual discurren las heces durante la defecación.

Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Situación y relaciones del ano

El ano está situado en la línea media del cuerpo, un poco por detrás de la línea biisquiática. Se abre en el vértice posterior del periné, un poco por delante del cóccix y en el fondo del surco longitudinal que separa las dos nalgas. El ano es más anterior y un poco más superficial en la mujer que en el hombre.

El ano se encuentra relacionado por los lados con el músculo esfínter externo, con las fosas isquiorrectales y a los elevadores del ano, por detrás con el rafe anococcígeo y con los fascículos musculares que en él se insertan y por delante con la uretra en el hombre y con la vagina en la mujer.

Límites del ano

  Los límites del ano son imprecisos debido a la divergencia de los distintos anatomistas.

  • Por arriba, el límite es una línea circular, la línea anorrectal, línea dentada o línea pectínea, irregularmente sinuosa, que pasa por el borde de las válvulas semilunares del recto. En esta línea se separa el recto de la piel, el endodermo del ectodermo.
  • Por debajo, en el periné, el ano está limitado por la línea anoperineal, difícil de delimitar, a partir de la cual, surge el vello del periné. La zona de periné que rodea a la línea anoperineal se llama margen anal.

El canal anal es el conducto que se extiende desde la línea dentada a la línea anoperineal.

Conformación del ano

El ano por fuera tiene forma circular cuando está dilatado, cuando pasan las heces o se introduce un objeto. En reposo tiene forma de hendidura anteroposterior de la que parten de forma radiada cierto número de pliegues, los pliegues radiados del ano que son pronunciados con la contracción del ano y que se borran completamente cuando se dilata el orificio. La piel que rodea al orificio anal se llama margen del ano y es un tipo de piel más delgada, más colorada, constantemente húmeda y sin vello. Los pelos aparecen a partir de la línea anoperineal y suelen estar más desarrollados en el hombre que en la mujer.

Constitución anatómica de ano

El conducto anal está formado por un aparato muscular y por piel modificada.

  • Aparato muscular: formado por fibras lisas circulares dispuestas por fuera de la mucosa y que forman el esfínter interno del ano, por fibras musculares estriadas circulares que forman el esfínter externo del ano. Otros músculos relacionados con el ano son: el músculo retractor del ano, el músculo rectouretral y el músculo elevador del ano.
  • Revestimiento cutáneo: cubierto por piel modificada, más delgada, menos rica en papilas y que carece por completo de pelos y de glándulas. El epitelio que recubre el canal anal es un epitelio escamoso no queratinizado. Por encima del límite superior del canal anal (línea pectínea), existe una zona de transición en el recto de unos 6 a 12 mm, en que el epitelio escamoso pasa a ser epitelio cilíndrico columnar de una forma progresiva.

Vasos y nervios del ano

La circulación e inervación del ano se confunden con la del recto y las del periné, proporcionadas principalmente por los nervios anales inferiores y otras ramas del nervio pudendo, como ciertas fibras del nervio perineal. Las arterias del ano proceden en su mayoría de la arteria hemorroidal inferior, rama de la arteria pudenda interna. Los vasos linfáticos desembocan tanto en los ganglios hipogástricos, como en los ilíacos externos como en los ganglios linfáticos inguinales.

Uso sexual

Antaño era una zona tabú, y el hombre sólo lo practicaba con meretrices. Hoy, es frecuente en las relaciones sexuales usar el ano femenino o masculino como órgano de placer (sexo anal), muchas veces por tener nuevas sensaciones, en otras ocasiones porque no es recomendable realizar el acto por la vagina, ya sea porque la mujer no lo quiera por diversos motivos (temor al embarazo, o por menstruación dolorosa). Es imprescindible usar lubricantes ya que la zona no posee producción propia, como sí ocurre en la vulva. Es necesario usar una técnica de dilatación progresiva para ir logrando una dilatación cómoda del esfinter antes de penetrarlo. Este ejercicio unido al lavado del recto con enemas de agua tibia y el uso de geles o aceites, contribuye a una penetración altamente placentera para ambas personas. El contacto entre mucosas ano-pene es intenso y requiere de profiláctico si no es sexo seguro. Es una práctica habitual durante las relaciones entre homosexuales, pero puede no haberla.

Epidemiología

El ano es la vía de eliminación de varias formas de microorganismos parasitarios, bacterianos y virales, un factor de gran importancia epidemiológica en el entendimiento de la transmisión de enfermedades. Algunas de las más importantes son la poliomielitis, la teniasis y ascariasis y el cólera.

Enfermedades del ano

Enlaces externos

El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Enciclopedia Libre Universal, publicada en español bajo la licencia GFDL.
 
Este articulo se basa en el articulo Ano publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.