Gonadotropina



La gonadotropina o gonadotrofina es una hormona secretada por la glándula pituitaria. En la mujer, estimula el crecimiento del folículo ovárico que contiene el óvulo. La concentración de la hormona estimulante del folículo (HFE o FSH) es máxima en la primera parte del ciclo, durante las primeras etapas de desarrollo del folículo. En el varón, la FSH es esencial para la espermatogénesis (formación de espermatozoides).

Conocimientos adicionales recomendados

Una de las funciones principales de la gonadotropina coriónica humana (GCH o HCG) (químicamente una glucoproteína) es administrar los factores nutricionales y estimular cantidades necesarias de otras hormonas. Es una hormona que se sintetiza en el cerebro, manifestando diferentes funciones en la mujer y en el hombre. Es producida por células trofoblásticas (del sinciciotrofoblasto) de la placenta de la mujer durante el embarazo; aumenta su concentración en la sangre y en la orina de la mujer poco tiempo después de la implantación, y su presencia sirve para realizar pruebas de diagnóstico de embarazo. También utilizan para mencionarla las siglas HCG (derivadas de su nombre en inglés: Human Chorionic Gonadotropin).

La HCG es la base histórica y actual del diagnóstico de embarazos, su diferenciación de los falsos embarazos que pueden constituirse en tumores, así como del diagnóstico del cáncer de próstata.

La HCG estimula la maduración del óvulo y en los varones la producción de testosterona dentro de los testículos. Una de las funciones más importantes es la de prevenir la involución normal del cuerpo lúteo al final del ciclo sexual femenino. El cuerpo lúteo, además de secretar esta hormona, secreta progesterona y estrógenos. Todos los tratamientos con GCH en hombres y en mujeres deben ser supervisados por el médico especialista, para evitar posibles interacciones. Existen dos formas de valorar la presencia de GCH en el laboratorio: en sangre y en orina.

-Los años de función reproductiva de la mujer se caracterizan por cambios rítmicos en las tasas de secreción de las hormonas femeninas y por cambios correspondientes en los órganos sexuales. Las funciones sexuales y reproductivas en la mujer pueden dividirse en dos fases principales: la primera es la preparación del cuerpo para la concepción, la segunda es el periodo de gestación o embarazo.

Durante el periodo de gestación en la mujer se producen grandes cantidades de estas hormonas: gonadotropina coriónica humana, estrógenos, progesterona y somatomamotropina coriónica, ya que sus niveles son esenciales para la supervisión del embarazo.

Una función principal de la gonadotropina coriónica humana (GCH) consiste en administrar los factores nutricionales y estimular cantidades necesarias de otras hormonas para mantener en óptimas condiciones el endometrio y la cavidad uterina, lo que, en caso de no haber concepción o cantidad insuficiente de esta hormona, se perdería en forma de líquido menstrual.

La HCG tiene otras aplicaciones diagnósticas, aparte del monitoreo del periodo de gestación y sus consecuencias después de éste. También se utiliza como un marcador tumoral en diferentes padecimientos neoplásicos en la mujer y en el hombre.

Existen diferentes métodos cuantitativos de laboratorio para determinar la presencia y niveles de ésta hormona, ya que con los años se han actualizado y purificado para el estudio, valoración y diferenciación de diversos diagnósticos.

Definitivamente el patrón de estudio de esta hormona es de gran importancia, ya que nos proporciona aspectos clínicos importantes durante las diferentes etapas de la naturaleza del hombre y de la mujer.

 
Este articulo se basa en el articulo Gonadotropina publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.