Hepatocarcinoma



El carcinoma hepatocelular, es un cáncer del hígado, constituye el 80-90% de los tumores hepáticos malignos primarios[cita requerida]. Su incidencia es más frecuente en los hombres que en las mujeres, generalmente en personas entre los 50 y los 60 años de edad. Se reconocen importantes variaciones geográficas en su prevalencia. Tenemos una tasa bruta de 10,8/100.000 habitantes. Este tumor asienta sobre una cirrosis hepática en alrededor del 90% de los casos y constituye un hallazgo en el 3-4% de los estudios necrópsicos de pacientes cirróticos. El continente americano poseen una incidencia mucho menor, mientras que el África subsahariana y el sudeste asiático constituyen áreas de alta incidencia. La causa de estas diferencias geográficas no se conoce, aunque se supone en relación con los diferentes factores oncogénicos que pueden intervenir en el desarrollo del tumor. Factores etiológicos. Cualquier proceso con condicione una cirrosis hepática (infección por el virus de la hepatitis C, alcohol, hemocromatosis, etc). Además, en caso de infección por el virus de la hepatitis B (VHB) no es necesario ni siquiera que exista cirrosis. Existe una coincidencia geográfica entre las áreas de alta incidencia de carcinoma hepatocelular y las zonas con una gran tasa de penetración del VHB. Además, la prevalencia de marcadores de infección por VHB en pacientes afectos por este tumor es más elevada que en la población general, si bien esta diferencia se atenúa cuando el tumor se localiza sobre un hígado no cirrótico o cuando se compara con la observada en pacientes con cirrosis, enfermedad sobre la que usualmente asienta el tumor. Por otro lado, en estudios prospectivos se ha comprobado que el riesgo relativo de desarrollar un carcinoma hepatocelular es superior en las personas infectadas por el VHB. El mecanismo oncogénico del VHB es desconocido, pero estudios recientes sugieren que actuaría a través de la integración de su DNA en el genoma del hepatocito. Determinadas hepatopatías, como la hemocromatosis o la Porfiria Cutánea Tarda, poseen un mayor riesgo para el desarrollo de este tumor.

Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Síntomas

  • Sensibilidad o dolor abdominal, particularmente en el cuadrante superior derecho
  • Agrandamiento del abdomen
  • Tendencia al sangrado o a la formación de hematomas
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos)
  • Asintomático

Signos y exámenes

  • El examen físico es de poca utilidad en fases precoces o intermedias, cuando el tumor es tratable.
  • La alfa-fetoproteína en suero puede estar elevada.
  • El diagnóstico se basa en el estudio del hígado mediante ecografía, tomografía abdominal o resonancia magnética con inyección de contraste (la lesión típica tiene una captación iso-hipo-hipo).
  • La biopsia del hígado confirma el diagnóstico.
  • Las pruebas de la función hepática pueden estar alteradas .

Complicaciones

  • Las asociadas a la enfermedad hepática subyacente: hemorragia gastrointestinal, ascitis, insuficiencia hepáticaetc.
  • Las asociadas a cualquier proceso tumoral: pérdida de peso, astenia, etc...
  • Las derivadas de la progresión local (trombosis de la vena porta, infrecuentemente a ganglio linfáticos) o a distancia (metástasis).

Véase también

Enlaces externos

  • Lacteos y cáncer de hígado

 
Este articulo se basa en el articulo Hepatocarcinoma publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.