Kary Mullis



Kary Banks Mullis (* Carolina del Norte, 28 de diciembre de 1944), bioquímico estadounidense, conocido por haber permitido, a través de la invención de la técnica de la PCR, una revolución en la investigación biológica y médica, lo que le llevó a recibir el premio Nobel de Química de 1993.

Mullis es conocido también por su personalidad excéntrica, atípica de un científico de primera línea.

Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Biografía

Se crió en Columbia (Carolina del Sur) en una época en que los adolescentes se interesaben por la ciencia y fabricaban cohetes.

Licenciado en química en «Georgia Tech» (Georgia Institute of Technology), se trasladó en 1966 (California), para estudiar bioquímica, consiguiendo un doctorado en la especialidad bajo la dirección de J. B. Neilands en la Universidad de Berkeley. Según su propia confesión, nunca en ese tiempo había recibido una verdadera formación biológica.

En 1972 se trasladó a Kansas, siguiendo a su esposa, y consiguió empleo como investigador en cardiología pediátrica, adquiriendo por primera vez formación en biología. Roto su segundo matrimonio, volvió a California, trabajando un tiempo en la Universidad de San Francisco, como investigador en química farmacéutica, en el campo de las endorfinas.

En 1979 fue contratado por la compañía californiana Cetus Corporation En 1981 se encontraba en California, trabajando para la empresa Cetus donde producía oligonucleótidos. En 1983 tuvo la idea que en años subsiguientes permitió desarrollar la técnica de la reacción en cadena de la polimerasa, (PCR en sus siglas en inglés), una de las técnicas centrales en biología molecular, que permite la amplificación (múltiples copias) de una secuencia específica de ADN usando nucleótidos trifosfatados y una polimerasa de ADN. Según ha dejado escrito, la idea de multiplicar una hebra de ADN millones de veces le vino en un fin de semana, cuando conducía un viernes por la noche camino de la montaña en compañía de su novia química. Sorprendido de que a nadie se le hubiera ocurrido antes, tan obvia le parecía la idea, intentó convencer a sus colegas de la compañía, sin mucho éxito inicial, antes de demostrar por sí mismo la aplicabilidad de la técnica. La versión de la técnica desarrollada inicialmente por Mullis, aunque efectiva, era poco eficiente, hasta que se le ocurrió emplear polimerasas del ADN termoestables, extraídas de microorganismos termofílicos, inicialmente la polimerasa llamada Taq, procedente de Thermus aquaticus.

Por esta invención, de gran valor en biotecnología y como herramienta de investigación científica y forense, recibió el Premio Nobel de Química en 1993, compartido con el canadiense Michael Smith. Mullis recibió de su compañía, Cetus, una recompensa de 10.000 dólares por la invención de la PCR. Cetus vendió por 300.000.000 de dólares la patente a Roche Molecular Systems, sección de la compañía Hoffmann-La Roche, una importante compañía farmacéutica.

La PCR ha sido el fundamento de varias revoluciones en campos prácticos, como la identificación del origen de muestras de sangre o saliva a que recurre masivamente la ciencia forense, y científicos, como la secuenciación de genes humanos o de otros organismos. La secuenciación genética era hasta entonces un proceso muy oneroso, y aplicable sólo cuando se podían obtener de manera natural muchas copias del mismo ADN. La PCR convirtió en una rutina la investigación de la secuencia genética, permitiendo la lectura completa del genoma humano, así como de muchos organismos que se toman como modelos en la investigación de distintos problemas biológicos. La técnica ha permitido también investigar la filogenia (historia evolutiva) comparando las secuencias genéticas, ahora fáciles de averiguar, de distintas estirpes, que a su vez es el fundamento de un mundo de hipótesis científicas del máximo interés.

En un orden de cosas más anecdótico, sin la PCR no tendría sentido el argumento de la novela Parque Jurásico de Michael Crichton, llevada al cine en 1993 bajo la dirección de Steven Spielberg, donde se reconstruye el genoma de animales extintos a partir de restos mínimos de su sangre conservada en ámbar.

Disidente

Kary Mullis mantiene posiciones excéntricas en varios temas científicos o de interés público, sobre varios de los cuales ha escrito en su colección de ensayos Dancing Naked in the Mind Field (1998).

Disidente del SIDA

Mullis es un "disidente del SIDA"(denominación que se dan a sí mismos los que niegan la validez de la hipótesis oficial VIH/SIDA) o "AIDS denialist" (nombre que les dan muchos de los que sostienen la validez de la hipótesis oficial y que aquellos consideran denigratorio), dependiendo de qué terminología se quiera usar. Mullis sostiene que la RCP cuantitativa utilizada en los llamados "test de carga viral" es un oxímoron y que, además, el VIH no produce el SIDA.

Mullis dedica un capítulo de su autobiografía ("Dancing naked in the mind field") a criticar la hipótesis comúnmente aceptada sobre la causa retroviral del SIDA, y además ha prologado el libro de Peter Duesberg "Inventing the AIDS virus".

Declaró en 1993: «Si hay alguna evidencia de que el VIH causa el SIDA, deben existir documentos científicos que de manera singular o colectivamente demuestren ese hecho, al menos con una elevada probabilidad. No existen tales documentos.» (Entrevista al Sunday Times de Londres, 28 de noviembre de 1993.)

Mullis, como otros de los llamados «disidentes» del SIDA, achacan el predominio de la teoría estándar, a pesar de no contar con pruebas suficientes en su favor, a la captura de la ciencia biomédica por los grandes intereses políticos y económicos, representados en este caso por las compañías farmacéuticas y los funcionarios de las administraciones sanitarias. Esta oposición ha dado frecuentemente lugar a la adhesión a la misma causa de los grupos que militan en favor de la homeopatía y otras prácticas médicas generalmente consideradas extracientíficas por las instituciones médicas y de investigación.

Este sitio web (en inglés) aloja entrevistas con Kary Mullis defendiendo su posición heterodoxa con respecto a la causa del SIDA.

Contaminación atmosférica

Kary Mullis se declara además disidente de varias teorías que son actualmente estándar en la comunidad científica internacional, entre ellas:

  • La interpretación de que la quema de combustibles fósiles es responsable de un progresivo calentamiento global del clima, representada por el IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change)
  • La teoría que relaciona la emisión de cloroflurocarburos (CFC) y otros gases organohalógenos con un desplazamiento del equilibrio químico de formación y destrucción del ozono estratosférico. El núcleo de esta teoría fue la base de la concesión del premio Nobel de Química de 1995 a Mario Molina y Sherwood Rowland, junto a Paul J. Crutzen

A diferencia de su postura respecto al SIDA, donde Mullis acusa a los grandes intereses de estar tras el consenso científico, en negar estas teorías Mullis ha venido coincidiendo más bien con las empresas de la energía y sus representantes políticos, como la administración republicana de Estados Unidos, aunque en los últimos años estos sujetos han ido en general rindiéndose ante la comunidad científica.

Astrología y otros temas esotéricos

Mullis ha declarado su fe en la Astrología, basándose en que tres personas diferentes fueron capaces de adivinar independientemente su signo del Zodíaco. Esta posición es extremadamente rara en nadie que haya recibido una formación científica, y mucho más si ha merecido un premio Nobel en Química.

A pesar de su suspicacia hacia las grandes ilusiones científicas, como considera la relación VIH-SIDA, usadas para desviar recursos en el sentido que conviene a los grandes intereses, en su libro se declara a la vez partidario de terminar con la financiación de la Física subatómica y de dedicar los mayores esfuerzos a contactar con razas extraterrestres para que nos enseñen a eludir lo que considera un gran peligro: el impacto de grandes objetos extraterrestres con la Tierra. Sorprende la posición además por tratarse de un Nobel de Química, por cuya formación no puede ignorar que si existe alguna posibilidad de contactar por iniciativa humana con otras inteligencias, será por el desarrollo de la Física.

El incidente de Toledo (España)

En los días 21, 22 y 23 de abril de 1993, se celebró en Toledo (España) la 28 reunión de la Sociedad Europea de Investigación Clínica. Kary Mullis, que acababa de ganar su premio Nobel de química, fue invitado al acto. La conferencia de Mullis no fue, como se esperaba, sobre la PCR, motivo de su premio Nobel, sino sobre las dudas de Mullis sobre la teoría oficial de que el VIH causa el sida.

Las reacciones fueron inmediatas. Un murmullo empezó a llenar la sala. Algunos de los presentes se marcharon ruidosamente mientras Mullis aún estaba hablando. Finalmente, el maestro de ceremonias que había presentado a Mullis a los presentes, indicó a este que su intervención ya había terminado, ante la estupefacción de Mullis. Acto seguido, el maestro de ceremonias preguntó al público si tenía alguna pregunta que hacer, y, de inmediato, afirmó que él sí quería preguntarle a Mullis si era conciente de lo peligrosas que eran las ideas que había expuesto al público.[cita requerida]

Enlaces externos

Wikiquote

  • Wikiquote alberga frases célebres de Kary Mullis.
  • Lección Nobel de Kary Mullis. Una lectura muy recomendable, que muestra lo mejor de Mullis y su peculiaridad.

Referencias

  • Colwell, R. (2002) Weird books: Dancing naked. Computer, Journal of the IEEE Computer Society, 35(8): 10-12
  • Mullis, K. (1998) Dancing Naked in the Mind Field. Pantheon Books, New York
  • The History of PCR. Smithsonian Institution Archives
 
Este articulo se basa en el articulo Kary_Mullis publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.