Seda



 

La seda es una sustancia de consistencia viscosa formada por una proteína llamada fibroína. Ésta es segregada por las glándulas de ciertos artrópodos, pero la de mejor calidad es la obtenida de los capullos creados por la larva de Bombyx mori, más conocida como gusano de seda, cuyo principal alimento son las hojas de la morera. El gusano de seda es criado en cautividad para obtener sus preciados capullos, en un proceso denominado sericultura. El aspecto brillante y terso de la seda, por lo cual es muy valorada, se debe a la estructura prismática triangular de sus fibras, que le permite reflejar la luz que incide sobre ésta en diferentes ángulos. Es debido también a su estructura que con ella se tejan telas de alta calidad y extraordinaria resistencia.

Las "Sedas silvestres" las producen otras larvas diferentes de la de Bombyx mori y que no pueden ser domesticadas. Una amplia variedad de sedas silvestres se han conocido y utilizado en China, en el sur de Asia, y en Europa desde tiempos inmemoriales, pero la escala de su producción siempre ha sido bastante más reducida que la de la seda cultivada. Éstas difieren de la variedad domesticada en el color y en la textura, y siempre contando además con el factor de que los capullos han sufrido serios daños en el momento en que la polilla ha salido de éstos. Es por eso que el hilo de seda silvestre que sale de éstos capullos está desgarrado y el hilo resultante sale más corto en longitud. En cambio, en el cultivo comercial se sumergen los capullos con las larvas dentro y se las mata por ebullición, antes de que puedan salir de éstos, extrayendo los restos con un punzón o aguja, con lo cual se puede deshilachar el capullo entero en un hilo continuo. Esto permite que el hilo sea más fuerte para poder tejer ropa más sólida. Además, las sedas salvajes también suelen ser mucho más difíciles de teñir que la seda doméstica.

Hay algunas evidencias de que la seda salvaje se produjo ya en pequeñas cantidades en la zona mediterránea y en Oriente Medio en tiempos primitivos, y que la seda doméstica vino importada procedente de China.

 

La seda es producida por otros insectos, pero en la actualidad solo la seda producida por las larvas de Bombyx mori se emplea en la fabricación industrial textil. Ha habido algunas investigaciones en búsqueda de otros tipos de sedas con distintas propiedades, que se diferencian en el nivel molecular. Éstas sedas son producidas principalmente por las larvas de insectos antes de que éstas completen su metamorfosis, pero también hay casos de sedas producidas por ejemplares adultos. La secreción de seda es especialmente común en los artrópodos del género Hymenoptera (abejas, avispas y hormigas), y a veces se utiliza en la construcción de nidos. Otros tipos de artrópodos también producen seda, en particular diversos arácnidos, como las arañas (véase Tela de araña).

Muchos artrópodos producen seda, entre otros:

  • arañas
  • larvas de mariposas
  • larvas de frigáneas
  • embiópteros

Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Historia

Artículo principal: Historia de la seda

China

 

Los tejidos de seda fueron elaborados por primera vez en la antigua China, y algunos indicios apuntan a que se fabricaron ya alrededor del año 3000 aC, aunque hay evidencias más firmes de que la seda se usaba más ampliamente hacia el año 1300 aC. La leyenda da crédito a que ya por entonces la Emperatriz de China, Xi Ling-Shi (Hsi-Ling-Shih, Lei-tzu) usaba vestidos de seda. Al principio la seda era un tejido reservado exclusivamente para los miembros de la Familia Imperial China, tanto para su propio uso como para ser regalado. Pero con el tiempo, dado su cada vez mayor uso a través de la cultura china acabó extendiéndose su producción, tanto geográfica como socialmente, hasta el punto que se expandió su uso hasta otras zonas de Asia. La seda se convirtió rápidamente en un producto de lujo muy apreciado para los comerciantes, debido a su textura y brillo, además de ser un producto muy accesible y cómodo de transportar. Por ello, este producto llegó a tener una fuerte demanda, convirtiéndose en un elemento básico del comercio internacional pre-industrial. En el año 2007 los arqueólogos descubrieron en una tumba en la provincia de Jiangxi los restos de un vestido, cuyas fibras de seda estaban estrechamente tejidas y teñidas, fechada alrededor de la época de la dinastía Zhou del Este, con una antigüedad de unos 2500 años. Aunque los historiadores sospechan que la formación de la industria téxtil china relacionada con la seda fue un proceso largo, se sabe de la búsqueda de encontrar una manera de poder emplear los tejidos de seda mediante "técnicas complicadas" con las que se trataba el tejido y se lo teñía. Tales pruebas concretas y directas se encontraron antes de que se descubriera la excavación de Mawangdui y otras sedas que databan de la época de la dinastía Han (202 aC-220 d. C.).

La primera prueba del comercio internacional de la seda fue el hallazgo de una fibra de seda en el pelo de una momia egipcia de la 21ª dinastía, alrededor del año 1070 aC. En última instancia, el comercio de la seda alcanzó lugares tan lejanos como el Subcontinente Indio, Oriente Medio, Europa y el norte de África. Este comercio estaba tan extendido que al conjunto de las principales rutas comerciales entre Europa y Asia se le llegó a conocer como la Ruta de la Seda.

Los emperadores de China se esforzaron por mantener en secreto el conocimiento de la sericultura para conservar el monopolio de su país. Aun así, la sericultura llegó a Corea alrededor del año 200 aC, alrededor del primer siglo después de Cristo ya había llegado a la antigua Khotan y por el año 300 d. C. el cultivo de la seda estaba prácticamente establecido en la India.

Tailandia

La seda se produce en Tailandia en unas condiciones climáticas favorables gracias a dos tipos de gusanos de seda: los Bombycidae silvestres y los domesticados por los aldeanos cuya ocupación principal es cultivar los campos de arroz, en las zonas central y noroeste del país. Las mujeres tradicionalmente tejen la seda en telares de mano, transmitiendo la tradición a sus hijas, de modo que aquellas que se desempeñan mejor en la labor demuestran un signo de madurez con el cual consiguen tener mayores y mejores oportunidades en sus enlaces matrimoniales. Los tejidos de seda tailandesa a menudo presentan complicados patrones de uso de colores y estilos. La mayoría de las regiones tailandesas tienen sus propias variedades de seda.

Enlaces externos

 
Este articulo se basa en el articulo Seda publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.