Análisis volumétrico



  El proceso de adición de volúmenes de la disolución conocida se denomina valoración. Generalmente la disolución con el reactivo conocido (disolución valorante, prepara a partir de un patrón u otro reactivo, en cuyo caso debe ser normalizada previamente) se coloca en una bureta y la disolución de la muestra que contiene el analito en un Erlenmeyer. La disolución valorante se añade gota a gota hasta que ha reaccionado con todo el analito. Entonces se mide el volumen consumido y mediante un cálculo estequiométrico sencillo se puede calcular la concentración del compuesto problema.

Se llama punto final al final de la valoración, que se aprecia por un cambio brusco de alguna propiedad de la disolución en el Erlenmeyer, generalmente un cambio de color que se ve a simple vista. Para que se produzca este cambio es preciso agregar a la disolución del Erlenmeyer una pequeña cantidad de una sustancia llamada indicador.

El indicador se elige de tal forma que el punto final coincida (o sea muy cercano) al punto de equivalencia. También se debe escoger un indicador apropiado para cada tipo de reacción y para cada propiedad. Por ejemplo, si se toma en cuenta la acidez o basicidad de las sustancias, se puede utilizar fenolftaleína. Si se da una reacción de formación de complejos, se puede utilizar eriocromo negro T

El punto de equivalencia es cuando la cantidad de equivalentes del valorante es igual a la del analito.

Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Sinónimos

Valoración, volumetría, titulación, titración.

Material volumétrico

El material de laboratorio que se utiliza para la medida de los volúmenes de los líquidos esta constituido por buretas, erlenmeyers, matraces aforados, pipetas, etc. Si bien, sólo las buretas, matraces aforados y pipetas se consideran material volumétrico de precisión (ej. incertidumbre controlada

Tipos

Reactivos patrón

  • Punto final y de equivalencia
Patrones primarios
cuando se pueden preparar disoluciones de concentración exacta, conocida y estable. Ej. Dicromato potásico.
Patrones secundarios
cuando sus disoluciones no son estables o no se puede preparar una concentración exacta. Ej. Hidróxido sódico. En estos casos es necesario un proceso de estandarización o titulación de la disolución patrón, para calcular su concentración exacta.
NOTA: La diferencia entre los patrones primarios y secundarios, está en que los primarios deben ser pesados en balanza analítica. Los segundos se pesan en balanza granataria y se titulan con un patrón primario (para obtener su factor).


Punto final y de equivalencia

El punto de equivalencia es el punto en que ambos reactivos reaccionan en cantidades estequiometricas exactas. Teniendo en cuenta el punto en el cual las concentraciones de acido y bases son equivalentes, este proceso se llama punto final de la valoracion (o de la titulacion). Cuando utilizamos fenolftaleína o naranja de metilo (colorante azoderivado), en una titulacion o para hallar el punto final o el de equivalencia en una reaccion estequiometrica se debe tener en cuenta la sustancia conocida como base del proceso, de alli depende su punto final. Teniendo en cuenta cuando se titula un ácido de concentración conocida, sobre la base de concentración desconocida, el ácido puede que caiga en exceso debido a que no se agregan las gotas necesarias de fenolftaleína o de naranja de metilo (segun indicador), ocasionando modificaciones en el pH de la disolución y al mismo tiempo el punto de equivalencia no coincide con el punto final que es el momento en donde cambia de color la solución ácido-base, ocurriendo que el punto final se alcanza antes del punto de equivalencia.

 
Este articulo se basa en el articulo Análisis_volumétrico publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.