Intolerancia a la lactosa



La intolerancia a la lactosa es una afectación de la mucosa intestinal debida a que el organismo no produce (ausencia total o parcial) de la enzima lactasa produciendo una imposibilidad de metabolización de la lactosa (azúcar de la leche).   De esta forma, cuando la ausencia de lactasa impide al organismo asimilar la lactosa se produce un cuadro clínico represntativo como manifestación a esta incapacidad de responder adecuadamente a su presencia en el conducto digestivo.



Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Incidencia

En las culturas donde el consumo de leche y productos lácteos derivados ha sido habitual durante años tienen una menor probabilidad de padecer esta afectación en comparación con aquellos pueblos en donde, tradicionalmente, no se consumía leche, ya que en el caso del primer grupo la cantidad y la duración de la lactasa a lo largo de la vida de los individuos es mayor que en el segundo grupo cultural . Como resultado de esto, la prevalencia de la intolerancia de la lactosa a nivel mundial varía ampliamente dependiendo principalmente del origen étnico. Los grupos más afectados en poblaciones cosmopolitas son los negros, africanos, indios, americanos y asiáticos, contrastando con la baja prevalencia que presentan los norteamericanos caucásicos y los europeos escandinávicos.(ver [1] en "Prevalencia")

  • Suecos 1%
  • Ingleses 6%
  • Rusos 15%
  • Españoles 15%
  • Árabes 80%
  • Esquimales 83%
  • Mexicanos 83%
  • Africanos centro 83%
  • Tailandeses 98%

(ver [2] en "¿A qué razas afecta más?")

Tipos y Causas

  • Intolerancia primaria o genética. (Permanente)

Esta clase de intolerancia viene determinada por los genes y se encuentra muy ligada a la raza o pueblo étnico (territorial) del que se proceda. Por ello, hay una predisposicón genética a padecer una deficiencia de lactasa que impida una correcta absorción de lactosa que puede ser transmitida de generación en generación.


  • Intolerancia secundaria o adquirida. (Reversible/temporal)

Se trata de una deficiencia relativa (transitoria) de lactasa en el intestino debida a patologías o situaciones (como malnutricion o toma de medicamentos) que resultan en una supresión de sus reservas enzimáticas en el tracto digestivo.



Signos y Síntomas

La sintomatología a este padecimiento suele surgir tras la ingesta de productos lácteos o alimentos que los contengan en su composición. Dependiendo del nivel de deficiencia de lactasa y la cantidad de alimento ingerido, la magnitud y número de síntomas pueden variar de una persona a otra o, incluso, en diferentes situaciones.


  • Cólicos abdominales
  • Distensión abdominal
  • Flatulencias (gases)
  • Pérdida de peso
  • Desnutrición
  • Crecimiento lento (en niños)
  • Diarrea
  • Heces flotantes y con olor fétido



Diagnóstico

Existen, fundamentamente, tres formas para poder dignosticar una posible intolerancia a la lactosa. Son las siguientes:

  • Test de tolerancia a la lactosa: Se basa en la medición de la respuesta glucémica a una sobre carga de lactosa (50 gramos) cada 30 minutos después de las 2 horas siguientes a dicha ingesta, normalmente divididas en tres tomas (30, 60 y 120 minutos). En una situación normal, la glucemia aumenta en 20 mg/dl del nivel basal de glucosa en sangre, por lo que una ausencia de este incremento glucémico sugiere una deficiencia de la enzima lactasa. Es una forma de confirmación bastante inescpecífico debido a que ciertas patologías pueden invalidar el resultado de este test (diabetes mellitus, síndrome de malabsorción, síndromes funcionales de vaciamiento gástrico), y por ello debe ser interpretado con cierta prudencia.


  • Test de hidrógeno expirado: En los individuos que padecen una deficiencia de lactasa, la lactosa que el organismo es incapaz de absorber pasa en forma libre hacia el colon (al no haber absorción, el glúcido sigue el recorrido entérico normal). Durante su tránsito por el inestino, las bacterias allí presentes degradan la lactosa produciendo gran cantidad de hidrógeno libre. Este gas, una vez en el intestino grueso es absorbido hasta el corriente circulatorio para ser eliminado a través de las vías respiratorias (sistema respiratorio). De este modo, cuando un sujeto que tiene intolerancia a la lactosa ingiere 50 gramos de este azúcar su excreción de hidrógeno por medio del aire expirado aumenta considerablemente tras dicha sobrecarga y durante varias horas después. Este test es un método rápido y bastante fiable para detectar la malabsorción de lactosa.


  • Biopsia del intestino delgado: Este procedimiento consiste en la extracción de una muestra del tejido del intestino delgado para examinar, mediante el microscopio, posibles alteraciones que puedan afectar a una mala metabolización de la lactosa.



Tratamiento

El tratamiento consiste, básicamente, en un tratamiento dietético con la finalidad de suprimir la lactosa de la alimentación. Además, es muy importante evitar las deficiencias de calcio debidas a la supresión de sus prncipales fuentes alimentarias.

Alimentos que no se deben consumir:

  • Leche, ya sea entera o desnatada, en polvo, líquida o condensada
  • Postres lácteos (flanes, quesos frescos con sabor de frutas, quesos, mousses...)
  • Quesos de todo tipo, mató, requesón, quesos para untar, quesos en lonchas o en porciones (sin embargo, la mayoría de quesos curados no suelen producir intolerancia)
  • Nata, líquida o montada, crema pastelera...
  • Mantequilla y alimentos que la contengan
  • Dulce de leche

Cualquier otro alimento que contenga lactosa en su preparación como:

  • Alimentos preparados que contengan leche (o lactosa), nata o cremas
  • Puré en copos
  • Pan de molde

Alimentos preparados que contengan quesos

  • Salsas, bechamel o cualquier tipo de salsas que lleven leche o crema de leche o mantequilla
  • Pastelería industrial en la que utilicen leche, crema de leche o mantequilla como ingrediente (la mayoría)
  • Helado de crema o cremosos
  • Batidos de frutas, chocolate...
  • Chocolate con leche



Alimentos que se pueden tomar sin problemas:

Es muy importante consumir estos alimentos de forma variada y equilibrada, y si hiciera falta (según el facultativo) se podrían aportar fuentes alternativas para aportar el calcio que se suprime eliminando a ingestión de los alimentos "no permitidos".

  • Todas las frutas
  • Frutos secos
  • Todas las verduras y hortalizas, frescas o congeladas, crudas o cocidas
  • Legumbres, cereales, tubérculos y pan
  • Carnes, pescados y huevos
  • Alimentos dulces (mermeladas, jarabes, azúcar, chocolate negro sin leche, caramelos)
  • Aceites
  • Bebidas refrescantes, agua, vino o cerveza
  • Salsa de tomate (según la marca), sofrito, mostaza, mayonesa (según la marca), alioli
  • Caldos
  • Especias
  • Leches especiales sin lactosa

(ver [3])

Enlaces Externos

commons:milk

ADILAC, Asociación de intolerantes a la lactosa

MedlinePlus

Tuotromedico

 
Este articulo se basa en el articulo Intolerancia_a_la_lactosa publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.