Vértigo



Nombre de Síntoma/Signo:
Vértigo
Clasificación y recursos externos
Aviso médico
CIE-9 780.4
DiseasesDB 17771
eMedicine neuro/693 
MeSH C10.597.751.237

Sinónimos {{{sinónimos}}}


Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Definición

El vértigo es una alucinación en la percepción del movimiento. El paciente siente que las cosas dan vueltas alrededor suyo o que es él quien gira alrededor de las cosas. Generalmente es de carácter rotatorio y se puede acompañar de manifestaciones vegetativas (náuseas , vómitos, sudoración). Puede ser central o periférico.

Vértigo central

Etiología

El vértigo es de origen multifactorial, es decir, son muchas las razones por las que puede percibir una persona esta alucinación.

  • Vértigo vascular: síndrome vertebrobasilar, síndrome medular
  • Esclerosis múltiple
  • Epilepsia
  • Cefaleas tipo migraña
  • Procesos tumorales que afecten al encéfalo
  • Afectaciones vasculares, presentando sintomas neurológicos tales como una alteración del lenguaje, parálisis facial, etc.

Características clínicas

La aparición de un vértigo central es lenta y progresiva, con una sensación de inestabilidad, manifestaciones vegetativas escasas y, sobre todo, una recuperación muy lenta y paulatina.

Exploración física

Exploración neurológica básica (pares craneales, pruebas cerebelosas y reflejos). Técnicas de imagen (TC o RMN).

Tratamiento

  • Reposo. Tratamiento fundamentalmente etiológico.
  • Tratamiento farmacológico: diazepam o miolastan, para relajar muscularmente, junto con torecan, para aliviar la sensación.
  • También se utiliza la fisioterapia, que puede incluir la aplicación de agentes físicos y también estiramientos o stretching.

Vértigo periférico

Etiología

  • El llamado vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB) es el tipo más frecuente de vértigo. Se debe a una relocalización del grupo de cristales de calcio (conocidos en conjunto con el nombre de otoconia), que en condiciones normales se hallan en la utrícula del oído interno y que, por alguna razón, salen de su posición original y migran, con el tiempo, hacia uno de los canales semicirculares (por lo general hacia el canal posterior, debido a su posición anatómica). Cuando la cabeza gira (en particular cuando el cuerpo se coloca en decúbito), el cambio de su orientación respecto a la dirección de la fuerza de gravedad provoca un movimiento de los cristales más pesados, lo que causa un desplazamiento anormal del fluido interno del canal (la llamada endolinfa) y, por consiguiente, la sensación súbita de vértigo. La sensación surge sin que haya complicaciones adicionales.
  • El síndrome de Menière: por incremento de las presiones membranosas del oído interno.
  • El neurinoma del VIII par craneal (el denominado nervio vestibulococlear o nervio auditivo-vestibular o nervio estatoacústico)
  • Procesos inflamatorio-infecciosos (laberintitis, fracturas del peñasco)
  • Otros

Características clínicas

La aparición del vértigo periférico es brusca (ante cambios posturales, especialmente en el decúbito), de corta duración, con sensación de giro del entorno, hipoacusia, acúfenos, manifestaciones vegetativas exacerbadas y una rápida recuperación.

Exploración física

Exploración neurológica y oral básica, pruebas posicionales. También se realizan pruebas especiales, como las siguientes:

  • Audiometría: Para valorar la capacidad auditiva del paciente. En la mayor parte de los casos de vértigo periférico existe caída en agudos, excepto en el síndrome de Menière, en el cual se observa una caída en la frecuencia de graves.
  • Craneocorpografía: Para valorar la inestabilidad en posición estática del paciente y ante desplazamientos.
  • Electronistagmografía: Para valorar la existencia de nistagmus.
  • Posturografía: Para valorar la inestabilidad simulando movimiento del entorno.

En la mayor parte de los casos se utilizan medicamentos antihistamínicos, anticolinérgicos y antieméticos. Los más frecuentes son la betahistina (Fidium®), la tietilperazina (Torecan®) y el sulpiride (Dogmatil®).

Cuando el cuadro es muy intenso se realizan tratamientos quirúrgicos, con drenaje de la linfa mediante incisiones en el laberinto, la laberintectomía y, otras veces, la sección del nervio auditivo y del nervio vestibular.

Clasificación

  • La neuronitis vestibular es un cuadro agudo e intenso acompañado de todo el contexto con náuseas, vómitos e inestabilidad, que empeora con los movimientos de cabeza o cambio de posición y que mejora al fijar la mirada en un lugar. Puede haber nistagmo y acúfenos (oír pitidos en el interior de la cabeza, sin que los haya en la realidad), suele durar unos días y cede espontáneamente. Es normal que vuelva a aparecer en brotes y que deje alteraciones residuales de inestabilidad en la marcha.
  • La laberintitis se produce al inflamarse el laberinto por causas infecciosas (virus o bacterias), lo que genera vértigo, que se asocia a dolor de cabeza, fiebre u otros signos de infección. Para que ceda el vértigo, debe tratarse la causa infecciosa.
  • Las fístulas perilinfáticas suelen deberse a lesiones traumáticas (tos o estornudos) o hiperbáricas (es decir, a un aumento en la presión atmosférica sobre el oído, como ocurre al practicar buceo). Se presenta como un vértigo de posición y falta de audición que es variable, dura unos días y cede solo.
  • El vértigo posicional benigno es el más frecuente de los vértigos, son cuadros agudos de segundos de duración debidos, como lo dice el nombre, a cambios en la postura del cuerpo. Aparecen sólo con ciertos movimientos o posiciones durante unas semanas para ceder. Suele repetir el proceso durante años.

Véase también

 
Este articulo se basa en el articulo Vértigo publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.