Vía biliar



La vía biliar es un conjunto de conductos intra y extrahepáticos por los que discurre la bilis producida en el hígado hasta desembocar en la segunda porción del duodeno.

Conocimientos adicionales recomendados

Anatomía de la vía biliar

La bilis que excreta el hígado es recolectada por finos canalículos que van confluyendo en otros de mayor calibre hasta el hilio del hígado. Cada hemihígado tiene su conducto biliar hepático (derecho e izquierdo); ambos se funden en un conducto hepático común, que se une al conducto cístico –procedente de la vesícula biliar– para formar el conducto colédoco encargado de llevar la secreción biliar hasta la segunda porción del duodeno.

La vesícula biliar está alojada en la fosa cística, en la cara visceral del hígado. Consta de un fondo, cuerpo y cuello que se continúa con el conducto cístico. La superficie mucosa es sumamente irregular, en forma de panal de abeja, se hacen tortuosos en el cuello donde sus pliegues son espiroideos, la plica espiral, antes de continuarse con el conducto cístico. En la vesícula la secreción biliar se almacena hasta que un estímulo adecuado causa su liberación por la contracción de su pared muscular.

La bilis, a partir de la unión entre el conducto cístico y el hepático común, sigue por el conducto colédoco que discurre por el borde libre del omento (epiplón) menor (ligamento hepatoduodenal). Luego se coloca por detrás de la primera porción del duodeno, atraviesa la cabeza del páncreas para drenar finalmente en la segunda porción del duodeno (descendente) en la papila duodenal unido al conducto pancreático principal. La arteria hepática derecha emite la arteria cística destinada a la irrigación de la vesícula biliar. Las relaciones entre la arteria cística y el conducto cístico son de importancia quirúrgica en la extirpación de la vesícula biliar (colecistectomía). llll

Pruebas de imagen de la vía biliar

La vía biliar puede visualizarse gracias a:

  • Radiografía simple: sólo podrá verse la vía biliar en caso de neumobilia importante o ante la presencia de un cálculo biliar.
  • Ecografía: visualiza cálculos biliares, sobre todo en la vesícula biliar, y hasta en el 60% si se encuentran en el colédoco. También detecta dilataciones de la vía biliar.
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica: (CPRE) consiste en la visualización a través de endoscopia digestiva alta, la ampolla de Vater y la introducción de contraste radiopaco. Tiene una fiabilidad del 90% tanto diagnóstica como terapéutica para visualizar la vía biliar distal.
  • Colangiografía transparietohepática: (CTPH), tan eficaz como la CPRE, sobre todo para visualizar la vía biliar proximal.
  • TAC: Reservado para las neoplasias que obstruyen la vía biliar.

Enfermedades de la vía biliar

 
Este articulo se basa en el articulo Vía_biliar publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.