18.03.2022 - American Chemical Society (ACS)

Una enzima bacteriana desconocida hasta ahora fabrica un nuevo tipo de polímero biodegradable

Las cadenas de azúcares llamadas polisacáridos son los biopolímeros más abundantes de la Tierra. Debido a sus propiedades versátiles y respetuosas con el medio ambiente, estas moléculas podrían llegar a sustituir a algunos plásticos. Ahora, unos investigadores que publican en ACS Central Science han identificado una enzima bacteriana desconocida hasta ahora que puede fabricar un nuevo tipo de polisacárido, similar al biopolímero quitina. La nueva molécula es biodegradable y podría ser útil para la administración de fármacos, la ingeniería de tejidos y otras aplicaciones biomédicas.

Los polisacáridos desempeñan muchas funciones en los organismos, y como son biocompatibles y biodegradables, estas moléculas son materiales portadores prometedores para una amplia gama de terapias. La identidad de cada una de las moléculas de azúcar de la cadena y la forma en que están unidas entre sí hacen que funcionen de diferentes maneras. Las enzimas conocidas como fosforilasas de glucósidos pueden cortar ciertos polisacáridos o crear otros nuevos, dependiendo de las condiciones de reacción. Por ejemplo, una de estas enzimas produce quitina, el principal componente de los exoesqueletos de los artrópodos y de las paredes celulares de los hongos. Stephen Withers y sus colegas se preguntaron si podría haber enzimas naturales desconocidas hasta entonces que pudieran fabricar nuevos tipos de polisacáridos.

Utilizando datos genómicos y un cribado basado en la actividad, los investigadores identificaron una enzima glucósido fosforilasa procedente de una bacteria llamada Acholeplasma laidlawii, un contaminante habitual de los cultivos celulares de laboratorio. El equipo expresó y purificó la enzima, descubriendo que podía sintetizar un nuevo tipo de polisacárido, al que denominaron acholetina. El nuevo biopolímero tiene una composición similar a la de la quitina y a la de un polisacárido formador de biopelículas, pero sus moléculas de azúcar están enlazadas de forma diferente a la de estos biopolímeros conocidos. El equipo determinó la estructura cristalina de la glucósido fosforilasa, que sospechan que podría estar implicada en el mantenimiento de la membrana celular de A. laidlawii. De este modo, los investigadores podrían dirigirse a la enzima para evitar la contaminación de los cultivos celulares con la bacteria, además de utilizarla para fabricar el nuevo biopolímero. Según los investigadores, la acoletina tiene un amplio potencial como nuevo tipo de material biocompatible y biodegradable.

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

American Chemical Society (ACS)

Recommiende artículo PDF / Imprimir artículo

Compartir

Hechos, antecedentes, expedientes
  • enzimas
  • enzimas
  • biopolímeros
  • plásticos
Más sobre American Chemical Society
  • Noticias

    Una peluca mejor - con química

    Para algunas personas, las pelucas son un accesorio de moda divertido y vistoso, pero para quienes tienen pérdida de cabello por alopecia u otras afecciones, pueden proporcionar una verdadera sensación de normalidad y aumentar la confianza en sí mismos. Sin embargo, la mayoría de los postiz ... más

    La 'nariz E' olfatea mezclas de compuestos orgánicos volátiles

    A medida que se secan los disolventes de pintura, la tinta y los adhesivos, pueden liberar compuestos orgánicos volátiles (COV), que pueden afectar negativamente a la salud. Uno de esos COV es el xileno, que existe en forma de tres isómeros con los mismos elementos pero con disposiciones li ... más

    Baterías de iones de litio que duran más en el frío extremo

    Cuando las temperaturas caen por debajo del punto de congelación, los teléfonos móviles deben recargarse con frecuencia, y los coches eléctricos tienen una menor autonomía. Esto se debe a que los ánodos de las baterías de iones de litio se vuelven más lentos, retienen menos carga y agotan l ... más

Más sobre University of British Columbia