Celulitis (infección)



El significado más común de "celulitis" es el de acumulación de grasa bajo la piel; véase Celulitis.
Celulitis (infección)
Clasificación y recursos externos

Aviso médico

Pierna izq. infectada
CIE-10 L03, l 00
CIE-9 682.9
OMIM D002481
Medline Buscar en Medline (en inglés)

Sinónimos

La celulitis (literalmente significa inflamación de las células) en medicina, es entendida como una inflamación de los tejidos conectivos celulares subcutáneos. Un tipo de tejido, conjuntivo, areolar, densamente poblado por células en especial, adipocitos.

Está causada por una infección bacteriana, que puede venir de bacterias exógenas o de la flora cutánea normal.

A menudo ocurre cuando la piel se ha roto: heridas, cortes, quemaduras, picaduras de insecto, y otros. Se trata a base de antibióticos, o con cirugía en casos graves.


Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Causas

La celulitis se debe a unos tipos de bacterias que entran en la piel cuando ésta se rompe por algún punto (que no siempre es visible).

Los estreptococos de grupo A y los estafilococos son los principales causantes. Normalmente viven en la superficie de la piel (flora cutánea) pero no causan infección hasta que la piel se rompe.

Algunos casos en los que esto puede pasar son:

  • Picadura de insecto o mordedura de animal.
  • Prurito
  • Cirugía reciente
  • Pie de atleta
  • Eczema
  • Quemaduras y sarpullidos.
  • Otras (herida]]s sin desinfectar

Es común que la celulitis se dé en zonas del cuerpo desprotegidas, como los brazos, piernas o cara.

Las bacterias que causan inflamación suelen ser:

  • Haemophilus influenzae.
  • Streptococcus del grupo B que han pasado por hemólisis.
  • Streptococcus pneumoniae.

Síntomas

La celulitis se caracteriza por un enrojecimiento, inflamación, calor y dolor en la zona infectada.

Otros síntomas pueden incluir fiebre o dolores de cabeza.

En casos avanzados, se pueden ver franjas rojas (como dedos) a lo largo de la zona afectada.

La inflamación puede extenderse rápidamente (en cuestión de horas), o puede tardar días en desarrollarse.

Diagnóstico

La celulitis es a menudo un diagnóstico clínico.

Los cultivos de sangre no siempre identifican el organismo causante. Normalmente sólo dan positivo si el paciente desarrolla una sepsis general.

Hay condiciones que pueden parecer celulitis; por ejemplo:

Tratamiento

Cuando la celulitis es leve, se trata con antibióticos por vía oral durante unos diez días. Se deben hacer visitas periódicas al doctor para asegurarse de que la medicación funciona correctamente. Además, a veces se recetan antiinflamatorios o antipiréticos. También se recomienda reposo y poner en alto la parte afectada.

Si los antibióticos por vía oral no funcionan o si el paciente tiene también fiebre, es posible que sean necesarios antibióticos por vía intravenosa. Si la infección forma un absceso, se puede hacer una incisión quirúrgica para drenar el pus.

En casos serios, la celulitis se puede extender a la sangre (causando sepsis) o a otros tejidos, especialmente huesos (causando osteomielitis). En estos casos, o cuando la terapia por antibióticos no funciona, puede ser necesario el desbridamiento mediante cirugía.

Es posible que al administrar antibióticos, la infección mejore un poco pero después empiece a ir a peor; esto es debido a la eliminación de las bacterias del organismo. Se recomienda mucha observación durante este período, pues puede parecer que el antibiótico no está actuando cuando sí que lo está haciendo.

Duración

Una vez tratada con antibióticos, la celulitis suele tardar menos de una semana en desaparecer. En casos más serios puede tardar meses en solucionarse por completo.

Factores de riesgo

Los ancianos y personas con un sistema inmunitario debilitado tienen más riesgo de contraer celulitis.

Los diabéticos también tienen más riesgo de celulitis, especialmente en el pie, pues su enfermedad causa problemas en la circulación de la sangre en las piernas, y pueden tener úlceras que a menudo se infectan.

Los medicamentos inmunosupresores, VIH, y otras enfermedades que debilitan el sistema inmunitario también facilitan la infección.

Además, la varicela y herpes zoster producen costras que a menudo se rompen, dejando abierto un agujero en la piel por el que las bacterias pueden entrar.

El linfedema también puede provocar problemas.

Las enfermedades que afectan a la circulación de la sangre en las piernas y pies, como las varices, también son factores de riesgo para la celulitis.

Incidencia

Esta enfermedad afecta típicamente a los niños.

Normalmente el problema aparece en la cara.

Las infecciones también se pueden dar en casos en los que mucha gente comparte material higiénico.

Prevención

Una buena higiene y el cuidado de las heridas disimunye el riesgo de celulitis. Toda herida debe ser limpiada y curada, y las vendas deben cambiarse diariamente o cuando se mojen o ensucien.

Si la herida es profunda, está sucia, o hay riesgo de que contenga cuerpos extraños, se precisa atención médica.

Tipos de celulitis

Algunos de ellos son:

  • celulitis periorbital (infección de la cuenca del ojo)
  • erisipelas
  • celulitis clostridial, producida por clostridios
  • celulitis no clostridial
  • celulitis sinergística necrotizante
 
Este articulo se basa en el articulo Celulitis_(infección) publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.