Parasitología



 

La parasitología es una rama de la ciencia que estudia el fenómeno del parasitismo. Es decir, estudia a los organismos vivos parásitos[1] eucariotas[2] a excepción de los hongos, ya que el resto de los organismos parásitos (virus, procariotas y hongos) tradicionalmente se consideran una materia propia de la microbiología. Del griego pará παρά (‘a lo largo de’, ‘al lado de’, ‘que no es propiamente’) + sīto σῖτος (‘comida’) + leg/log λεγ‑/λογ‑ [λέγω] (‘decir, razonar’; ‑logíā ‑λογία ‘estudio’), es decir, el estudio del que come lo que no es propiamente de el.

La parasitología es una rama de la biología,[3] y concretamente de la ecología, aunque por sus importantes repercusiones en la salud humana y animal, gran parte de la investigación de esta ciencia se centra en sus implicaciones en medicina y veterinaria[4] ya que los parásitos causan enfermedades al hombre, animales y plantas de gran interés sanitario o económico y uno de los objetivos clave es el aprender diagnosticarlas (por ejemplo, a través de un análisis coprológico o inmunológico), curarlas y erradicarlas. Dentro de esta rama de la parasitología sanitaria[5] médica y veterinaria es también el estudio de la epidemiología de estas enfermedades parasitarias, dentro de lo que se puede calificar como parasitología ambiental,[6] ya que estudia los factores que explican la distribución y frecuencia de los parásitos.

Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Epidemiología

  El efecto de una infección parasitaria se relaciona estrechamente con factores geográficos, sociales, y económicos,[7] de modo que otro de los objetivos de la parasitología recae en el campo de la epidemiología al estudiar la incidencia, morbilidad y mortalidad[8] así como los métodos de control y lucha en contra de los parásitos y sus vectores (organismos parásitos más o menos inocuos "per se", pero que pueden ser transmisores de otros organismos causantes de enfermedades). El objetivo sería el de controlar las poblaciones de estos vectores o proporcionar directrices que permitan solucionar problemas sanitarios y epidemiológicos. Al tratarse de organismos a un tiempo muy simplificados y con interesantes mecanismos para burlar las defensas de su hospedador a menudo los parásitos han recibido atención por parte de la genética o la biología molecular. Asimismo han proporcionado datos para interpretar la evolución de las especies.

Historia

Aristóteles (384 – 322 A.C.) describió y clasificó un grupo de gusanos (helmintos) intestinales.[9] Otros como Plinio el viejo y Galeno[10] estudiaron parásitos humanos y animales. Francesco Redi[11] (1686) y luego Lázaro Spallanzani[12] (1729-1799) usaron parásitos como evidencia para refutar la teoría de la generación espontánea. Desde entonces cada parásito tiene su anécdota; a finales del siglo XIX, por ejemplo, se descubrió la malaria y su vector.

Definiciones

El parasitismo es un fenómeno en el que un organismo de una determinada especie amplía su capacidad de supervivencia utilizando a otras especies para que cubran sus necesidades básicas, que no tienen por qué ser necesariamente nutricionales, sino que pueden cubrir campos como la diseminación o ventajas en la reproducción de la especie parásita, etc. Las especies explotadas no obtienen un beneficio significativo por los servicios prestados, y a menudo se ven perjudicadas por ello.

La especie que explota a la otra se denomina parásito, y la especie parasitada se llama huésped, hospedador u hospedero.

El parasitismo puede darse a lo largo de todas las fases de la vida de un organismo o sólo en periodos concretos de su vida. Una vez que el proceso supone una ventaja apreciable para la especie, queda establecido mediante selección natural y suele ser un proceso irreversible que desemboca a lo largo de las generaciones en profundas transformaciones fisiológicas y morfológicas de la especie parásita. En casos determinados es difícil establecer la diferencia entre el parasitismo y otras relacioens simbióticas como el comensalismo o la foresis. Así por ejemplo, los organismos parasitoides adoptan una relación con su hospedador intermedia entre la depredación y el parasitismo.

Como todo parásito sigue siendo un organismo, éste puede verse convertido a su vez en hospedador de una tercera especie. Al parásito que parasita a otro parásito se le denomina hiperparásito.

La irrupción o presencia de un parásito no bacteriano o vírico en otro organismo se llama infección si se trata de un endoparásito y se denomina infestación si es un ectoparásito. En el lenguaje aplicado de la medicina y la veterinaria se llama parasitosis a las infecciones o infestaciones por parásitos, es decir, las enfermedades parasitarias.

Véase también

Parasitismo
Parásito
Hematofagia
Mutualismo
Comensalismo
Parasitoidismo
Hiperparasitismo

Enlaces externos

  • Rincón del Vago: Parasitología.
  • Instituto de Higiene-Parasitología y Micología Teóricos
  • Prácticas Profesionales de Parasitología, Escuela de Bioanálisis Facultad de Ciencias de la Salud Universidad de Carabobo Valencia Venezuela

Referencias

  1. Encarta., y la relación de ellos con sus hospedadores y el medio ambiente. Convencionalmente, se ocupa sólo de los parásitos [1]
  2. Pontífica Universidad Católica de Chile-Escuela de Medicina. [2]
  3. WordReference.com [3]
  4. Zoe Tecno-Campo [4]
  5. Universidad de Alcalá. Parasitología Sanitaria. [5]
  6. Universidad Complutense Madrid. MICROBIOLOGIA Y PARASITOLOGIA AMBIENTAL [6]
  7. Pontífica Universidad Católica de Chile-Escuela de Medicina. [7]
  8. Ciencia.net [8]
  9. ]Centro de Análisis de Imágenes Biomédicas Computarizadas CAIBCO. Instituto de Medicina Tropical – Facultad de Medicina. Universidad Central de Venezuela. [9]
  10. Canal Social-Enciclopedia. [10]
  11. Enciclopedia.us.es [11]
  12. Academia Biomédica Digital. [12]
 
Este articulo se basa en el articulo Parasitología publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.