09.02.2021 - Rheinische Friedrich-Wilhelms-Universität Bonn

Los bioplásticos en el dilema de la sostenibilidad

Los científicos investigan los factores que afectan al impacto global del uso de la tierra y a las emisiones de CO2 de los plásticos de origen vegetal

Los plásticos fabricados a partir de cultivos como el maíz o la caña de azúcar, en lugar de combustibles fósiles, suelen considerarse sostenibles. Una de las razones es que las plantas fijanel CO2, lo que compensa el carbono que se libera a la atmósfera cuando se eliminan los plásticos. Sin embargo, hay una trampa: Con la creciente demanda de materias primas para la producción de bioplásticos, las áreas de cultivo pueden no ser suficientes. En consecuencia, la vegetación natural se convierte a menudo en terreno agrícola y se talan los bosques. Esto, a su vez, libera grandes cantidades deCO2. La suposición de que un mayor número de bioplásticos no conduce necesariamente a una mayor protección del clima ha sido confirmada ahora por investigadores de la Universidad de Bonn en un nuevo estudio. Han descubierto que la sostenibilidad de los bioplásticos de origen vegetal depende en gran medida del país de origen, de sus relaciones comerciales y de la materia prima procesada.

Al igual que en análisis anteriores, los científicos utilizaron un modelo económico global, flexible y modular desarrollado en la Universidad de Bonn para simular el impacto del aumento de la oferta de bioplásticos. El modelo se basa en una base de datos mundial (Global Trade Analysis Project). Para su estudio actual, los investigadores modificaron el modelo original desagregando tanto los plásticos convencionales como los bioplásticos, así como cultivos adicionales como el maíz y la yuca. "Esto es crucial para representar mejor la cadena de suministro de los bioplásticos en las principales regiones productoras y evaluar su impacto ambiental desde la perspectiva del ciclo de vida", subraya la Dra. Neus Escobar, ingeniera agrícola que realizó el estudio en el Instituto de Economía de los Alimentos y los Recursos (ILR) y el Centro de Investigación para el Desarrollo (ZEF) de la Universidad de Bonn y que ahora trabaja en el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados de Laxenburg (Austria).

En el estudio actual, ella y su colega, el Dr. Wolfgang Britz, estudiaron la pérdida de vegetación natural a escala mundial. Hicieron estimaciones de la tierra fácilmente disponible para ser convertida en usos productivos a nivel de región y los parámetros del modelo asociados. En su anterior publicación, los científicos de Bonn ya habían desglosado la producción de plásticos convencionales y bioplásticos en Brasil, China, la UE y Estados Unidos, los países que lideran la producción de bioplásticos. En su estudio actual, también incluyeron a Tailandia, que alberga bosques ricos en carbono. Los expertos esperan que el país asiático se convierta en el principal productor mundial de plásticos biodegradables y de base biológica en un futuro próximo. "Todos estos cambios en el modelo son necesarios para estimar los efectos indirectos globales de las políticas o tecnologías", afirma el Dr. Wolfgang Britz, que trabajó con su equipo en la ampliación del modelo para obtener indicadores de sostenibilidad teniendo en cuenta el cambio global del uso del suelo.

Factores como el país de origen y las materias primas son decisivos

Los investigadores simularon un total de 180 escenarios (36 escenarios por región) que variaban según el grado de penetración de los bioplásticos en el mercado y otros parámetros del modelo que determinan las respuestas de toda la economía. "Descubrimos que las huellas de carbono de los bioplásticos disponibles en el mercado son mucho mayores que los valores estimados anteriormente en la literatura científica y en los informes políticos", afirma Neus Escobar.

La razón: Las emisiones deCO2 resultantes de los cambios en el uso de la tierra superan a largo plazo el ahorro de gases de efecto invernadero resultante de la sustitución de las materias primas fósiles. Con una excepción, los bioplásticos producidos en Tailandia ahorran una media de dos kilogramos deCO2 por tonelada. Esto se debe principalmente al aumento relativamente menor de la producción de bioplásticos que se simula, que se traduce en pequeños ajustes en los precios de los alimentos y en los cambios de la cubierta vegetal asociados. Sin embargo, el aumento de la producción de bioplásticos a partir de la yuca y la caña de azúcar en Tailandia para ponerse al nivel de las demás regiones puede provocar la pérdida de ecosistemas ricos en carbono dentro del país.

Ninguna de las regiones está claramente mejor posicionada que otra

Los cálculos globales muestran que ninguna de las regiones está claramente mejor posicionada que otra para convertirse en un centro de producción de bioplásticos sostenibles. Las mayores huellas terrestres se estiman para los bioplásticos chinos, mientras que la Unión Europea tiene la mayor huella media de carbono: Los bioplásticos producidos en la UE tardan una media de 232,5 años en compensar las emisiones globales deCO2. La producción de bioplásticos en EE.UU. es la que provoca los mayores desbordamientos de tierra y carbono, lo que significa que la producción genera una mayor expansión de la tierra agrícola, deforestación y emisiones de carbono en el resto del mundo que dentro del país. La producción de bioplásticos en Tailandia y Brasil se produce a costa de la pérdida de la cubierta forestal en gran medida, lo que puede provocar impactos adicionales en la biodiversidad.

"Nuestro estudio muestra que la expansión de la producción de bioplásticos debe evaluarse cuidadosamente región por región para comprender los riesgos potenciales de sostenibilidad y las compensaciones", afirma Neus Escobar. Los autores subrayan que la métrica propuesta puede utilizarse en el futuro para supervisar la sostenibilidad a largo plazo de las intervenciones bioeconómicas a nivel mundial. Entre otras cosas, la métrica podría ayudar a identificar dónde se necesitan políticas complementarias, por ejemplo, para evitar la deforestación.

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Rheinische Friedrich-Wilhelms-Universität Bonn

Recommiende artículo PDF / Imprimir artículo

Compartir

Hechos, antecedentes, expedientes
  • plásticos
  • bioplásticos
Más sobre Universität Bonn