06.05.2021 - Empa (Eidgenössische Materialprüfungs- und Forschungsanstalt)

Nanoplásticos: ¿un problema subestimado?

Diminutas partículas de plástico en el medio ambiente

Las imágenes no dejan a nadie indiferente: gigantescos vórtices de basura plástica flotante en los océanos del mundo, con consecuencias a veces devastadoras para sus habitantes: el aleccionador legado de nuestro estilo de vida moderno. Los procesos de meteorización y degradación producen innumerables partículas minúsculas que ahora pueden detectarse en prácticamente todos los ecosistemas. Pero, ¿hasta qué punto son peligrosas las más pequeñas, los llamados nanoplásticos? ¿Son una bomba de relojería, como sugieren los alarmantes informes de los medios de comunicación? En el último número de la revista Nature Nanotechnology, un equipo del Empa y de la ETH de Zúrich examina el estado de los conocimientos actuales -o la falta de ellos- y señala cómo deberían abordarse estas importantes cuestiones.

Dondequiera que los científicos miren, pueden detectarlas: ya sea en remotos lagos de montaña, en el hielo marino del Ártico, en el fondo del océano profundo o en muestras de aire, incluso en el pescado comestible: miles y miles de partículas de plástico microscópicas en el rango de micro a milímetros. Este microplástico se considera ahora incluso uno de los rasgos definitorios del Antropoceno, la era de la Tierra configurada por los humanos modernos.

Los microplásticos se forman por procesos de meteorización y degradación fisicoquímica o biológica a partir de productos plásticos macroscópicos, como las toneladas de residuos plásticos en los océanos. Es poco probable que estos procesos de degradación se detengan en la escala micrométrica. Por ello, cada vez es mayor la preocupación por los posibles efectos nocivos que los nanoplásticos podrían tener en diversos ecosistemas. "Numerosos informes de los medios de comunicación sugieren, a través de su cobertura, a veces muy emocional, que nos enfrentamos a un gran problema", dice el investigador de Empa Bernd Nowack, que ha estudiado durante mucho tiempo los flujos de material de micro y nanopartículas sintéticas, por ejemplo de los textiles o la abrasión de los neumáticos, en el medio ambiente. Pero Nowack dice que, por el momento, esta afirmación apenas puede ser corroborada por los hallazgos científicos: "Ni siquiera sabemos qué cantidad de nanoplásticos hay en los distintos ecosistemas".

Enormes lagunas de conocimiento ...

Esto se debe principalmente a que es enormemente difícil, en términos de tecnología de medición, identificar nanopartículas artificiales de plástico en muestras ambientales con miles y miles de partículas (naturales) de tamaño similar. Primero habría que desarrollar métodos analíticos adecuados, afirma Denise Mitrano, de la ETH de Zúrich. Y luego se trataría de entender exactamente qué riesgo suponen las minúsculas partículas de plástico -algunas de las cuales difieren considerablemente en su composición química- para los seres humanos y el medio ambiente, es decir: cuán peligrosas son en última instancia. Por ello, añade Nowack, "no podemos decir justificadamente que tenemos un problema grave, pero tampoco podemos decir que no lo tenemos".

Esto se debe a que cuanto más pequeñas son las partículas, más probabilidades tienen de llegar a órganos y tejidos inaccesibles para las partículas más grandes. La barrera hematoencefálica o la placenta, por ejemplo, impiden el paso de partículas y macromoléculas hasta que alcanzan un determinado tamaño -o, mejor dicho, pequeñez-, protegiendo así los tejidos y órganos que hay "detrás", es decir, el cerebro y el feto, respectivamente, de sustancias potencialmente peligrosas como virus y bacterias. "Incluso si ingerimos microplásticos, por ejemplo a través de la comida, probablemente no entren en nuestro torrente sanguíneo ni en nuestro cerebro, sino que simplemente se excreten de nuevo", dice Peter Wick, jefe del laboratorio de Interacciones Partículas-Biología de Empa, que estudia las interacciones de las nanopartículas con los sistemas biológicos. "Con los nanoplásticos, no podemos estar tan seguros".

... y gran necesidad de investigación

Debido a las enormes lagunas en los conocimientos actuales, hay que intensificar la investigación sobre los nanoplásticos, concluyen Mitrano, Wick y Nowack. Sin embargo, esto debe hacerse de la forma más sistemática y amplia posible, y con la cabeza fría. Al fin y al cabo, los contaminantes emergentes no siempre resultan ser tan peligrosos como se suponía en un principio. "Nuestra sociedad adopta inicialmente una actitud de riesgo cero hacia muchas cosas que son nuevas y desconocidas", dice Wick. Y eso es comprensible, añade, especialmente en el caso de los nanoplásticos, porque, después de todo, "¿quién quiere plástico en su comida?".

La solución al problema, sin embargo, es tan sencilla (al menos en teoría) como compleja. Por un lado, una gran parte de las partículas de nanoplástico se producen por la degradación de los macro y microplásticos. Por tanto, si hay menos plástico en el medio ambiente, se reduce la cantidad de nanoplásticos, y aquí cada uno de nosotros puede ayudar a dejar de contaminar el medio ambiente con residuos plásticos. Por otro lado, los nanoplásticos también pueden crearse durante el uso de los productos de plástico -por ejemplo, por abrasión- sin que el usuario pueda hacer nada al respecto. De hecho, nuestra sociedad apenas es posible sin el plástico. "Los distintos polímeros tienen simplemente demasiadas propiedades positivas para ello", afirma Bernd Nowack.

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Empa (Eidgenössische Materialprüfungs- und Forschungsanstalt)

Recommiende artículo PDF / Imprimir artículo

Compartir

Hechos, antecedentes, expedientes
  • plásticos
  • nanopartículas
Más sobre Empa
  • Noticias

    ¿Enzimas a medida para las toxinas químicas?

    Las bacterias de un vertedero indio podrían ayudar a eliminar las sustancias químicas contaminadas. Se trata de pesticidas o retardantes de llama bromados, que se acumulan en la naturaleza y en las cadenas alimentarias. Los investigadores de Empa y Eawag utilizaron estas bacterias para gene ... más

    La batería biodegradable: un milagro ecológico

    El número de microdispositivos que transmiten datos, por ejemplo en la logística de envasado y transporte, aumentará considerablemente en los próximos años. Todos estos dispositivos necesitan energía, pero la cantidad de baterías tendría un gran impacto en el medio ambiente. Los investigado ... más

    Megacristales brillantes que se construyen solos

    Un equipo internacional dirigido por investigadores del Empa y de la ETH de Zúrich está jugando con bloques de construcción a nanoescala diseñados para ser hasta 100 veces más grandes que los átomos y los iones. Y aunque estos nano "ladrillos de Lego" interactúan entre sí con fuerzas muy di ... más

Más sobre ETH Zürich
  • Noticias

    Preocupante información sobre las sustancias químicas de los plásticos

    Investigadores de la ETH de Zúrich examinaron las sustancias químicas presentes en los plásticos de todo el mundo. Encontraron un número inesperadamente alto de sustancias potencialmente preocupantes utilizadas intencionadamente en productos de plástico de uso cotidiano. La falta de transpa ... más

    Megacristales brillantes que se construyen solos

    Un equipo internacional dirigido por investigadores del Empa y de la ETH de Zúrich está jugando con bloques de construcción a nanoescala diseñados para ser hasta 100 veces más grandes que los átomos y los iones. Y aunque estos nano "ladrillos de Lego" interactúan entre sí con fuerzas muy di ... más

    Un material-teclado hecho de grafeno

    Investigadores de la ETH de Zúrich han conseguido convertir copos de grafeno especialmente preparados en aislantes o en superconductores aplicando una tensión eléctrica. Esta técnica funciona incluso a nivel local, lo que significa que en una misma escama de grafeno pueden coexistir regione ... más