Hombro



  En anatomía humana, el hombro es la parte donde se une el brazo con el torso. Está formado por tres huesos: la clavícula, el omóplato y el húmero; así como por músculos, ligamentos y tendones. Posee cinco articulaciones: tres verdaderas y dos falsas o fisiológicas. Su flexibilidad y fortaleza nos permite hacer toda clase de funciones.

Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Articulaciones

Las verdaderas articulaciones propiamente son la escapulohumeral, acromioclavicular; las falsas son fisiológicas, y ayudan al ritmo escápulo-humeral, son: escapulotorácica (sisarcosis) y articulación funcional subdeltoidea.   Dos de estas articulaciones posibilitan el movimiento del hombro. La articulación acromioclavicular (AC), está situada entre el acromio (parte de la escápula que forma el punto más alto del hombro) y la clavícula. La articulación escapulohumeral, normalmente llamada “articulación del hombro” tiene forma de “cabeza” y “casquete” para permitir al hombro la rotación y el movimiento en todas direcciones separándolo del cuerpo. (Esta “cabeza” es la parte superior redondeada del húmero; el “casquete” o glenoide, es la parte en forma de disco del borde externo de la escápula en la cual encaja la cabeza). El movimiento del brazo es además facilitado por la capacidad de la escápula para deslizarse tanto vertical como lateralmente a lo largo de la caja torácica. La cápsula es una envoltura de tejido blando que circunda la articulación escapulohumeral y está revestida por una delgada y fina membrana sinovial.

Estos huesos se mantienen en su sitio debido a la intervención de músculos, tendones y ligamentos. Los tendones son fuertes cordones de tejido que unen los músculos del hombro al hueso y ayudan en su movilidad. Los ligamentos unen un hueso con otro, proporcionando estabilidad.

El manguito rotador es una estructura de tendones que, asociada a los músculos, mantiene la cabeza del húmero dentro de la cavidad glenoidal, proporcionando movilidad y fuerza a la articulación.

Dos estructuras transparentes en forma de saco llamadas bolsas, permiten el deslizamiento suave de huesos, músculos y tendones, al mismo tiempo que amortiguan y protegen el manguito rotador del arco óseo del acromio.

Músculos

Los músculos ayudan a sostener el hombro y permiten la rotación del hombro en muchas direcciones. Los más importantes para el funcionamiento del hombro son:

  • El Supraespinoso permite elevar el hombro.
  • El Subscapularis, permite gira el hombro internamente.
  • El Infraespinoso, permite la rotación externa.
  • El Teres menor, permite la rotación externa.
  • El Teres mayor, permite la rotacion interna

Lesiones frecuentes

El hombro tiene bastante tendencia a sufrir dislocaciones, saliéndose de su lugar. Normalmente se producen por golpes duros en él, y se debe poner el hueso en su sitio lo antes posible para que no se enfríe y así dificulte la operación. Menos frecuente, pero dolorosos, son los desgarros en los músculos. La inmovilización del hombro lesionado es difícil, pues de momento no hay ningun molde de escayola adecuado para sujetarlo, así que se suelen usar vendajes, que aparte de causar presión pudiendo impedir el paso de la sangre, no aseguran que el hombro esté protegido ni inmovilizado.

Véase también

Enlaces externos

  • Anatomía del hombro
  • Videos completos de Modelo Anatomico, Disección, Radiológico etc. sobre la anatomía del hombro
 
Este articulo se basa en el articulo Hombro publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.