10.02.2021 - University of Eastern Finland

El asesino invisible que acecha a nuestros productos de consumo

Nuestros productos de consumo, como los alimentos, los cosméticos y la ropa, pueden estar llenos de nanomateriales, sin que lo sepamos. El uso de nanomateriales sigue sin estar regulado y no aparecen en las listas de ingredientes. Esto es preocupante, ya que los nanomateriales pueden ser más peligrosos que el COVID-19 a largo plazo si no se toman medidas de seguridad: son difíciles de medir, entran en nuestra cadena alimentaria y, lo más alarmante, pueden penetrar en las células y acumularse en nuestros órganos.

La nanotecnología está apareciendo por todas partes, para cambiar nuestra vida cotidiana. Gracias a las aplicaciones de la nanotecnología, podemos tratar muchas enfermedades con tanta eficacia que pronto serán cosa del pasado. También tenemos materiales 100 veces más resistentes que el acero, baterías que duran 10 veces más que antes, paneles solares que producen el doble de energía que los antiguos, productos para el cuidado de la piel que nos mantienen jóvenes, por no hablar de los coches, las ventanas y la ropa autolimpiables. Todo esto solía ser material de ciencia ficción y de las películas de Hollywood, pero ahora es la realidad en la que vivimos.

La nanotecnología tiene el potencial de convertirse en la próxima revolución industrial. El mercado mundial de los nanomateriales está creciendo, y se estima en 11 millones de toneladas con un valor de mercado de 20.000 millones de euros. El empleo directo actual en el sector de los nanomateriales se estima entre 300.000 y 400.000 sólo en Europa.

Sin embargo, los nanomateriales y su uso en productos de consumo están lejos de estar exentos de problemas. Un nuevo estudio publicado en Nature Communications arroja luz sobre su nocividad y lo que ocurre con ellos cuando entran en un organismo. Un equipo internacional de investigadores desarrolló un método sensible para encontrar y rastrear nanomateriales en la sangre y los tejidos, y rastreó los nanomateriales a través de una cadena alimentaria acuática, desde los microorganismos hasta el pescado, que es una fuente importante de alimentos en muchos países. Este método puede abrir nuevos horizontes para tomar medidas de seguridad.

"Descubrimos que los nanomateriales se unen fuertemente a los microorganismos, que son una fuente de alimento para otros organismos, y esta es la forma en que pueden entrar en nuestra cadena alimentaria. Una vez dentro de un organismo, los nanomateriales pueden cambiar su forma y tamaño y convertirse en un material más peligroso que puede penetrar fácilmente en las células y extenderse a otros órganos. Al observar los distintos órganos de un organismo, descubrimos que los nanomateriales tienden a acumularse especialmente en el cerebro", afirma el autor principal, el Dr. Fazel A. Monikh, de la Universidad de Finlandia Oriental.

Según los investigadores, los nanomateriales también son difíciles de medir: su cantidad en un organismo no puede medirse sólo mediante su masa, que es el método estándar para medir otras sustancias químicas para la normativa. Los resultados subrayan la importancia de evaluar el riesgo de los nanomateriales antes de que se introduzcan en los productos de consumo en grandes cantidades. Un mejor conocimiento de los nanomateriales y sus riesgos puede ayudar a los responsables políticos a introducir normas más estrictas sobre su uso y sobre la forma de mencionarlos en las listas de ingredientes de los productos.

"Puede ser que usted ya esté utilizando nanomateriales en sus alimentos, ropa, productos cosméticos, etc., pero todavía no ve ninguna mención de ellos en la lista de ingredientes. ¿Por qué? Porque todavía no están regulados y porque son tan pequeños que simplemente no podemos medirlos una vez que están en sus productos", dice el Dr. Fazel A. Monikh.

"La gente tiene derecho a saber lo que está usando y comprando para sus familias. Este es un problema global que necesita una solución global". Todavía hay que responder a muchas preguntas sobre los nanomateriales. ¿Son seguros para nosotros y para el medio ambiente? ¿Dónde acabarán cuando terminemos de usarlos? ¿Cómo podemos evaluar su posible riesgo?". concluye el Dr. Fazel A. Monikh.

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Hechos, antecedentes, expedientes
  • nanomateriales
  • nanotecnología