01.12.2021 - Universität Basel

Rastreando microplásticos en la Antártida

Los microplásticos están por todas partes, incluso en los lugares más remotos. De dónde proceden estos diminutos trozos de plástico?

Los microplásticos son un problema medioambiental, ya que los organismos ingieren estas diminutas partículas y pueden resultar perjudicados por ellas. Incluso regiones remotas como la Antártida se ven afectadas. Para cuantificar esta forma de contaminación y averiguar de dónde proceden las pequeñas partículas, un equipo de investigación del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Basilea y del Instituto Alfred-Wegener (AWI) del Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina de la isla de Heligoland estudió el agua del mar de Weddell, una región con una actividad humana mínima.

"Es la primera vez que se realiza un estudio de esta envergadura en la Antártida", afirma Clara Leistenschneider, doctoranda del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Basilea. En el transcurso de dos expediciones con el buque de investigación Polarstern en 2018 y 2019, los investigadores tomaron un total de 34 muestras de agua superficial y 79 muestras de agua subsuperficial. Filtraron aproximadamente ocho millones de litros de agua de mar en total y descubrieron microplásticos en ella, aunque en cantidades muy pequeñas. Los investigadores han publicado sus resultados en la revista Environmental Sciences and Technology.

Los estudios anteriores sobre microplásticos en la Antártida se realizaron en regiones con más estaciones de investigación, tráfico marítimo y personas. Por ello, el equipo de investigación dirigido por la profesora Patricia Holm (Universidad de Basilea) y el Dr. Gunnar Gerdts (AWI) planteó la hipótesis de que el remoto Mar de Weddell tendría concentraciones de microplásticos sustancialmente menores. Sin embargo, sus mediciones mostraron que las concentraciones son sólo parcialmente más bajas que en otras regiones de la Antártida.

La pintura y el barniz son probablemente la principal fuente

Establecer que los microplásticos están presentes en una región determinada es una cosa. "Pero también es importante saber qué plásticos aparecen, para identificar su posible origen y, en el mejor de los casos, reducir las emisiones de microplásticos de estas fuentes", explica Leistenschneider.

Los investigadores analizaron primero la composición plástica de las partículas filtradas del agua de mar. Descubrieron que el 47% de las partículas identificables como microplásticos estaban hechas de plásticos que pueden utilizarse como aglutinantes en la pintura marina. Esto significa que la pintura marina y, por tanto, el tráfico marítimo son presumiblemente una fuente clave de microplásticos en el Océano Austral.

Otras partículas de microplásticos fueron identificadas como polietileno, polipropileno y poliamidas. Éstas se utilizan, entre otras cosas, en materiales de embalaje y redes de pesca. Leistenschneider advierte que, aunque es posible determinar los distintos plásticos utilizados, se desconoce el origen exacto o la aplicación anterior de los fragmentos de microplástico.

Los análisis adicionales descubren nuevos hallazgos

En este estudio, más de la mitad de los fragmentos de la muestra tenían características visuales similares a la pintura del barco de investigación Polarstern en el que viajaba el equipo. En el Centro de Ciencias del Medio Marino (Marum) de la Universidad de Bremen, los investigadores analizaron estos fragmentos con más detalle mediante fluorescencia de rayos X (XRF) para identificar los pigmentos y las cargas, ya que el método comúnmente utilizado -la microscopía de infrarrojos por transformada de Fourier (FT-IR)- no identificaba estas sustancias. Junto con los aglutinantes, son un componente importante de la pintura y se analizan en la medicina forense, junto con su contenido en plástico, para identificar, por ejemplo, los coches en los accidentes con fuga. Las astillas de pintura que quedan en el lugar del accidente son, por así decirlo, las huellas dactilares del vehículo.

El análisis realizado en Bremen demostró que el 89% de las 101 partículas microplásticas estudiadas en detalle procedían efectivamente del Polarstern. El 11% restante procedía de otras fuentes. Este resultado llevó a Leistenschneider a comentar: "Hay que utilizar varios métodos comparativos para determinar el origen de las partículas de pintura". Esta es la única manera de distinguir con precisión los fragmentos de pintura encontrados en el medio ambiente de la contaminación debida al buque de investigación.

Los estudios anteriores sobre microplásticos solían excluir las partículas similares a la pintura de sus propios buques de investigación (basándose en la composición de los aglutinantes y/o en las características visuales) como contaminación sin realizar más análisis.

El tráfico marítimo en el Océano Antártico ha aumentado desde hace algunos años, principalmente como resultado del aumento del turismo y la pesca, pero también debido a las expediciones de investigación. "El desarrollo de una pintura marina alternativa más duradera y respetuosa con el medio ambiente permitiría reducir esta fuente de microplásticos y las sustancias nocivas que contienen", afirma Leistenschneider en resumen.

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Hechos, antecedentes, expedientes
  • plásticos
  • fluorescencia de rayos X
  • colores
Más sobre Universität Basel
Más sobre Alfred-Wegener-Institut für Polar- und Meeresforschung