21.12.2022 - University of Copenhagen

La mayoría de los colores son ecocriminales: Cómo hacer que el morado sea más ecológico

Adiós a los tintes a base de petróleo crudo: Una empresa biotecnológica y unos científicos revolucionan la producción de pintura

Los colores de nuestra ropa, cosméticos, muebles y todo tipo de cosas que nos rodean se basan casi todos en el petróleo crudo, por lo que distan mucho de ser inocentes para el medio ambiente. Investigadores de la Universidad de Copenhague se han asociado con la empresa biotecnológica danesa Octarine Bio para crear nuevos tipos de pigmentos sostenibles. Juntos, trasladarán los métodos de producción de color propios de la naturaleza a tanques de levadura. Además, obtendremos colores con potentes propiedades antibacterianas.

¿Te has preguntado alguna vez de dónde viene el azul de tus vaqueros? ¿O los tonos rosas de sus cosméticos? ¿O la pintura de su bicicleta?

La industria del color es un coloso, con decenas de miles de millones de ingresos anuales. En el 99% de los casos, los colores de las creaciones humanas se producen sintéticamente. La mayoría de ellos se basan en petróleo crudo y se crean en procesos extraordinariamente nocivos para el medio ambiente.

Los pigmentos naturales que se utilizan hoy en día tampoco están exentos de problemas. Como se extraen de plantas, árboles e insectos, se necesita una cantidad considerable de espacio y recursos naturales para saciar la demanda del mercado. Además, el número de tonos de color que se encuentran en la naturaleza es limitado.

Pero puede que exista una forma más inteligente y sostenible de obtener una paleta de colores completa. Los investigadores de la Universidad de Copenhague Elizabeth H.J. Neilson, profesora adjunta, y Annette Munch Nielsen, estudiante de doctorado, se han puesto manos a la obra con la empresa danesa Octarine Bio.

"Si, en lugar de utilizar petróleo crudo o explotar grandes extensiones de tierra, podemos imitar la forma en que la naturaleza fabrica los colores, podríamos allanar el camino para una industria del color mucho más sostenible. Este es nuestro objetivo. Queremos desarrollar pigmentos biológicos de una forma nueva, trasladando la producción de colores de la naturaleza a tanques de levadura", explica Elizabeth H.J. Neilson, del Departamento de Ciencias Vegetales y Medioambientales.

Su plan para imitar a la naturaleza

Las plantas silvestres, las bacterias y otros organismos producen una enorme variedad de compuestos químicos que, entre otras cosas, crean determinados colores. En la naturaleza, este proceso suele producirse con bastante lentitud. Para acelerarlo, la idea es trasladar la producción de compuestos a otro tipo de organismo vivo.

"Podemos imitar a la naturaleza introduciendo ciertas enzimas de plantas o microorganismos en la levadura. La levadura actuará entonces como organismo huésped para la formación de estos compuestos. Con la levadura como huésped, podemos producir la sustancia química de forma más eficiente y, por tanto, en mayor cantidad que si estuviera en las plantas", explica Elizabeth H. J. Neilson.

La otra gran ventaja es que es fácil cultivar levaduras a gran escala.

"En lugar de plantar hectáreas de árboles, podemos simplemente poner la levadura en un gran tanque de fermentación. Allí, la levadura producirá la sustancia, que luego es bastante fácil de extraer. Sabemos que funciona, el reto es conseguir que el proceso biológico funcione con la eficacia suficiente para aumentar la producción", afirma Nick Milne, director científico y cofundador de Octarine Bio, una empresa danesa líder en plataformas de biología sintética.

Nos faltan el morado, el rosa y el azul

La segunda fase del proyecto consiste en manipular el proceso biosintético para producir nuevos compuestos que den lugar a nuevas tonalidades de colores.

Mientras que en la naturaleza abundan los tonos rojos, amarillos y verdes, muchos de los colores que utilizamos en los productos cotidianos son escasos. Esto es especialmente cierto en lo que respecta a los tonos morados, rosas y azules.

"Hay un gran vacío en el mercado de los pigmentos naturales. Así que el problema concreto que queremos abordar es: ¿Cómo podemos crear colores naturales, pero de forma sostenible, que además encajen en un espectro cromático que no es fácil de encontrar en la naturaleza? Los compuestos químicos con los que trabajaremos cumplen los tres criterios y pueden integrarse fácilmente en nuestro actual proceso de fabricación por fermentación de triptamina", afirma Milne.

Colores multifuncionales

En última instancia, el objetivo no es sólo fabricar pigmentos, sino producir los llamados colores bioactivos, es decir, colores con múltiples funciones. Los compuestos de la naturaleza con los que trabajará el proyecto se derivan de la sustancia triptamina. Estos compuestos tienen una serie de propiedades adicionales, además de ser capaces de crear colores. Entre otras cosas, son antibacterianos, antivirales e incluso pueden combatir el cáncer.

"La naturaleza incorpora multitud de funciones inteligentes en estos compuestos químicos que los organismos utilizan para sobrevivir. Si nuestro proyecto tiene éxito, los humanos podremos aprovechar algunas de estas mismas propiedades útiles", afirma Elizabeth H. J. Neilson, cuya investigación se especializa en comprender exactamente cómo se producen estas sustancias y por qué funcionan como lo hacen.

Nick Milne añade: "Por ejemplo, imaginemos una prenda de ropa deportiva teñida de forma respetuosa con el medio ambiente y que al mismo tiempo sea antibacteriana. Pero también hay multitud de aplicaciones comerciales en los sectores farmacéutico y alimentario."

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Hechos, antecedentes, expedientes
  • levadura
  • colores sintéticos
  • pinturas
Más sobre University of Copenhagen
Más sobre Octarine Bio