Iridociclitis



Iridociclitis
Clasificación y recursos externos

Aviso médico

CIE-10 H20
CIE-9 364.0
Medline Buscar en Medline (en inglés)

Sinónimos


La úvea es el tejido vascular y pigmentado del ojo (coroides, cuerpo ciliar e iris) y se encuentra inmediatamente por dentro de la esclerosa. Su inflamación constituye una uveítis, pero cuando afecta las porciones anteriores de la úvea se llama iridociclitis, ya que compromete el iris y el cuerpo ciliar.

Conocimientos adicionales recomendados


Clasificación

Hay seis clasificaciones patológicas de iridociclitis.

Aguda o crónica

  • Aguda: aparición súbita de síntomas, no durando más de seis semanas.

Exógeno o endógeno

  • Exogeno: relativo al daño externo de la uvea o invasión de microbios externos.
  • Endogeno: relativo a microbios internos.

Granulomatoso o no granulomatoso

  • Granulomatoso: acompañado por grandes precipitados queratósicos.
  • No granulomatoso: acompañado por más pequeños precipitados queratósicos.

La clasificación patológica la divide en granulomatosa y no granulomatosa. La granulomatosa se debe a la acción directa de un germen invasor de la úvea (tuberculosis, sífilis, toxoplasmosis, histoplasmosis, lepra, etc.), en cambio la no granulomatosa son producidas por reacciones de hipersensibilidad y responden relativamente bien al tratamiento con esteroides.

La clasificación anatómica la divide en anterior, posterior y difusas. Generalmente la anterior es no granulomatosa y las posteriores y difusas son granulomatosas.

Signos y síntomas

La uveítis anterior cursa con unos síntomas más llamativos de fotofobia, dolor, congestión, forma más aguda de presentación pero con mejor respuesta al tratamiento. La uveítis posterior es menos sintomática excepto cuando compromete mácula y vítreo que produce disminución de la agudeza visual. Se presenta congestión ciliar, mayor en la uveítis anterior, precipitados queráticos que son depósitos celulares en el endotelio corneal. Los precipitados queráticos de la uveítis anterior son diminutos puntos, pero los de la uveítis posterior son más grandes. Para que el médico no-oftalmólogo los pueda ver debe dilatar al paciente y colocar el oftalmoscopio directo en 3 dioptrías a 30 cm del ojo y cambia los lentes del aparato hasta ver el reflejo rojo (retina), sobre el cual resaltan los pequeños puntos. Otro signo es el fenómeno de Tyndall, el cual consiste en ver el rayo luminoso, que normalmente no se ve, a través de la cámara anterior por la cantidad de células y proteínas en la uveítis. La pupila es miótica y se pueden establecer adherencias del iris al cristalino (sinequias posteriores) o al ángulo de la cámara anterior (sinequias anteriores), lo que puede llevar a glaucoma. Al dilatar una pupila con sinequias posteriores se verá una dilatación irregular.

Tratamiento

El paciente se debe remitir al oftalmólogo. Midriáticos y esteroides tópicos y control específico del germen o de la enfermedad sistémica asociada.


Ver además:Ojo rojo.

 
Este articulo se basa en el articulo Iridociclitis publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.