20.04.2021 - Technische Universität Chemnitz

Seguimiento de las condiciones topológicas en el grafeno

Cómo las nanoestructuras basadas en el carbono pueden obtener una nueva funcionalidad

Los científicos ya han podido demostrar que se pueden generar nanoestructuras de grafeno mediante el recocido de un cristal de carburo de silicio nanoestructurado durante unos años. "Estas bandas de carbono bidimensionales, fuertemente restringidas en el espacio, presentan una resistencia eléctrica insignificante incluso a temperatura ambiente. Por tanto, son balísticos", explica el Prof. Dr. Christoph Tegenkamp, director de la cátedra de Análisis de Superficies Sólidas de la Universidad Tecnológica de Chemnitz.

Algo parecido no ocurre, por ejemplo, con una capa de grafeno expandida y perfectamente bidimensional. Los físicos de la Universidad Tecnológica de Chemnitz, en colaboración con investigadores de la Universidad Tecnológica de Eindhoven (Países Bajos), el Instituto Max Planck de Stuttgart y el Laboratorio MAX IV de Lund (Suecia), lograron comprender mejor este efecto cuántico. "Pudimos comprobar por primera vez la estructura exacta de estos llamados nanoribones con ayuda de un microscopio electrónico de transmisión de altísima resolución", informa el estudiante de doctorado Markus Gruschwitz, de la cátedra de Análisis de Superficies Sólidas. Thi Thuy Nhung Nguyen, que también está completando sus estudios de doctorado en esta área, añade: "Junto con las mediciones del microscopio de barrido en túnel, el estado cuántico particular de este sistema pudo ser ahora localizado y espectroscopiado con alta resolución".

Para la descripción teórica de la estructura electrónica es importante que el borde de la nanoestructura de grafeno esté unido al sustrato y que la flexión inducida por éste provoque el llamado efecto de deformación. Utilizando este modelo, también fue posible explicar la polarización del espín de los electrones que migran. "Esta flexión de la estructura del grafeno tiene un efecto similar al que sólo se encuentra en materiales con un fuerte acoplamiento espín-órbita. Curiosamente, el propio grafeno tiene una interacción espín-órbita insignificante", afirma Tegenkamp.

Los resultados de la investigación se presentan en el número actual de "Nano Letters". Los autores del estudio están seguros de que la explotación de curvaturas definidas dará lugar a nuevas funcionalidades en estructuras y materiales supuestamente triviales, y que el campo de investigación de la straintrónica se afianzará aún más.

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática.

Technische Universität Chemnitz

Recommiende artículo PDF / Imprimir artículo

Compartir

Hechos, antecedentes, expedientes
  • grafeno
  • nanoestructuras
Más sobre TU Chemnitz
  • Noticias

    Catálisis más eficaz para productos más sostenibles

    Los catalizadores se utilizan siempre que se producen reacciones químicas. Por ejemplo, en los organismos durante la respiración, en la industria química durante la fabricación de productos o en la corriente de gases de escape del motor de combustión. Independientemente del lugar de acción, ... más

    Hacer visibles las tensiones en plásticos y componentes

    Un equipo de investigación dirigido por el Prof. Dr. Michael Sommer, titular de la cátedra de Química de Polímeros de la Universidad Tecnológica de Chemnitz, y el PD Dr. Michael Walter, jefe de proyecto del grupo de excelencia Living, Adaptive and Energy-autonomous Materials Systems (livMat ... más

    El paisaje de defectos iónicos en las células solares perovskitas reveló

    El grupo de las llamadas perovskitas de haluro metálico como materiales ha revolucionado el campo de la energía fotovoltaica en los últimos años. En general, las perovskitas de haluro metálico son materiales cristalinos que siguen la estructura ABX3, con una composición variable. Aquí, A, B ... más