25.08.2022 - American Chemical Society (ACS)

Las palas de los aerogeneradores podrían reciclarse algún día en golosinas

Nuevo material para turbinas mediante la combinación de fibras de vidrio con un polímero de origen vegetal y otro sintético

La energía eólica es una forma de energía renovable cada vez más popular. Sin embargo, cuando llega el momento de sustituir las enormes palas de las turbinas que convierten el viento en electricidad, su eliminación es un problema. Ahora, los científicos informan de la existencia de una nueva resina compuesta adecuada para fabricar estos colosos, que podría reciclarse en nuevas palas de turbina o en otros productos, como encimeras, luces traseras de coches, pañales e incluso ositos de goma. Esta investigación se presentó en la reunión de otoño de la Sociedad Química Americana (ACS).

"Lo bueno de nuestro sistema de resina es que, al final de su ciclo de uso, podemos disolverla y eso la libera de la matriz en la que se encuentra, de modo que puede utilizarse una y otra vez en un bucle infinito", afirma el doctor John Dorgan, que presenta el trabajo en la reunión. "Ese es el objetivo de la economía circular".

Hechas de fibra de vidrio, las palas de los aerogeneradores pueden medir medio campo de fútbol. Aunque algunas empresas han encontrado formas de reciclar la fibra de vidrio en materiales de menor valor, la mayoría de las palas desechadas acaban en los vertederos. Y es probable que el problema de la eliminación empeore. "Las palas de aerogeneradores más grandes son más eficientes, por lo que las empresas siguen fabricando palas cada vez más grandes", afirma Dorgan. "A menudo, los parques eólicos sustituyen las palas de las turbinas antes del final de su vida útil porque los parques pueden generar más electricidad con palas más grandes".

Dorgan y sus colegas de la Universidad Estatal de Michigan fabricaron un nuevo material para turbinas combinando fibras de vidrio con un polímero de origen vegetal y otro sintético. Los paneles fabricados con esta resina termoplástica eran lo bastante fuertes y duraderos como para utilizarlos en turbinas o automóviles. Los investigadores disolvieron los paneles en monómero fresco y eliminaron físicamente las fibras de vidrio, lo que les permitió refundir el material en nuevos productos del mismo tipo. Lo más importante es que los paneles refundidos tenían las mismas propiedades físicas que sus predecesores.

Además de las nuevas palas de aerogenerador, la nueva resina podría utilizarse para otras aplicaciones. Mezclando la resina con diferentes minerales, el equipo produjo piedra cultivada que podía transformarse en objetos domésticos, como encimeras y lavabos. "Hace poco hicimos un lavabo de baño con la piedra cultivada, así que sabemos que funciona", dice Dorgan. Los investigadores también podrían triturar el material recuperado y mezclarlo con otras resinas de plástico para el moldeo por inyección, que se utiliza para fabricar artículos como fundas de ordenadores portátiles y herramientas eléctricas.

El material podría incluso reciclarse en productos de mayor valor. Al digerir la resina termoplástica en una solución alcalina se liberó poli(metilmetacrilato) (PMMA), un material acrílico habitual en ventanas, luces traseras de coches y muchos otros artículos. Al aumentar la temperatura de la digestión, el PMMA se convirtió en poli(ácido metacrílico), un polímero superabsorbente que se utiliza en los pañales. La digestión alcalina también produjo lactato de potasio, que puede purificarse y convertirse en caramelos y bebidas deportivas. "Recuperamos lactato de potasio de calidad alimentaria y lo utilizamos para hacer caramelos de goma, que yo comí", dice Dorgan.

Ahora que los investigadores han demostrado que la resina tiene propiedades físicas adecuadas para los aerogeneradores, esperan fabricar algunas palas de tamaño moderado para probarlas sobre el terreno. "La limitación actual es que no hay suficiente bioplástico para satisfacer este mercado, por lo que se necesita un volumen de producción considerable para empezar a fabricar turbinas eólicas con estos materiales", señala Dorgan.

¿Y hay un "factor de asco" en comer un caramelo que fue parte de una turbina eólica? Dorgan no lo cree. "Un átomo de carbono procedente de una planta, como el maíz o la hierba, no es diferente de un átomo de carbono procedente de un combustible fósil", afirma. "Todo forma parte del ciclo global del carbono, y hemos demostrado que podemos pasar de la biomasa en el campo a los materiales plásticos duraderos y de nuevo a los alimentos".

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

American Chemical Society (ACS)

Recommiende artículo PDF / Imprimir artículo

Compartir

Hechos, antecedentes, expedientes
  • resinas
  • reciclaje
  • economía circular
  • polimetilmetacrilato
  • lactato de potasio
Más sobre American Chemical Society