Las cáscaras de arroz pueden eliminar las toxinas de la microcistina del agua.

Otra herramienta potencial -y renovable- para combatir las floraciones de algas nocivas

09.05.2019

Dan Miller / The University of Toledo

Investigadores de la Universidad de Toledo han descubierto que las cáscaras de arroz como éstas pueden ser tratadas para eliminar eficazmente las toxinas de la microcistina del agua.

Científicos de la Universidad de Toledo han descubierto que la cáscara de arroz puede eliminar eficazmente la microcistina del agua, un hallazgo que podría tener implicaciones de gran alcance para las comunidades a lo largo de los Grandes Lagos y en todo el mundo en desarrollo.

Las cáscaras de arroz, un subproducto agrícola abundante y barato, han sido investigadas como solución para la purificación del agua en el pasado. Sin embargo, esta es la primera vez que se ha demostrado que eliminan la microcistina, la toxina liberada por las floraciones de algas nocivas.

"Proporcionar agua potable es fundamental, y encontrar una solución económicamente viable para suministrar agua potable a personas de todo el mundo va a ser realmente importante. La capacidad de este simple material de ser lo suficientemente poderoso para abordar este problema es impresionante", dijo el Dr. Jon Kirchhoff, Profesor Universitario Distinguido y presidente del Departamento de Química y Bioquímica.

La investigación, dirigida por Kirchhoff y el Dr. Dragan Isailovic, profesor asociado de química en la Facultad de Ciencias Naturales y Matemáticas, utilizó cáscaras de arroz orgánicas que fueron tratadas con ácido clorhídrico y calentadas a 250 grados Celsius.

Las cáscaras de arroz se dispersaron en una serie de muestras de agua recogidas en el lago Erie durante la floración de algas nocivas de 2017 para medir la cantidad de toxina que podían absorber.

Los investigadores encontraron que las cáscaras de arroz eliminaban más del 95 por ciento de la microcistina MC-LR, el tipo más común que se encuentra en el lago Erie, en concentraciones de hasta 596 partes por billón (ppb). Incluso en concentraciones cercanas a 3,000 ppb, más del 70 por ciento del MC-LR fue removido, y otros tipos de MCs también fueron removidos.

"Observamos la remoción de microcistinas de muestras ambientales reales y el material ha funcionado muy bien", dijo Isailovic. "Estamos hablando de concentraciones extremadamente altas de microcistinas provenientes de células cianobacterianas. Normalmente durante el verano, tenemos concentraciones mucho más bajas en el lago Erie".

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos recomienda que los niños pequeños no beban agua que contenga más de 0.3 ppb de microcistina y que los niños en edad escolar y los adultos no beban agua que contenga más de 1.6 ppb de microcistina.

Más allá de su eficacia, la cáscara de arroz tiene una serie de otros atributos atractivos. Son baratos - los investigadores pagaron $14.50 por medio pie cúbico y comprar a granel bajaría ese precio significativamente - y son capaces de ser reorientados.

El calentamiento de las cáscaras de arroz cargadas de microcistina a 560 grados centígrados destruye las toxinas y produce partículas de sílice, que pueden utilizarse en otras aplicaciones.

Los investigadores tienen la esperanza de que su descubrimiento se pueda ampliar más allá del laboratorio para desarrollar un método más respetuoso con el medio ambiente para tratar el agua que ha sido contaminada por floraciones de algas nocivas o sistemas de filtración baratos pero eficaces para el mundo en desarrollo.

"Podríamos usar este material fácilmente disponible para purificar el agua antes de que llegue al lago Erie", dijo Isailovic. "Hay soluciones de ingeniería que deben hacerse, pero uno de nuestros sueños es aplicar lo que desarrollamos en nuestros laboratorios para proporcionar agua potable segura".

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Hechos, antecedentes, expedientes
  • purificación de agua
  • toxinas
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.