09.12.2020 - Università degli Studi di Roma Tor Vergata

Cómo usar los anticuerpos para controlar las reacciones químicas

Los investigadores desarrollaron una estrategia para sintetizar moléculas funcionales con anticuerpos específicos de diagnóstico

Los anticuerpos son biomarcadores notables: son las señales que nos proporcionan indicaciones sobre muchas enfermedades y cómo nuestro sistema inmunológico las contrarresta. Ahora un grupo de científicos de la Universidad de Roma, Tor Vergata (Italia) ha encontrado una manera de reutilizarlos para que puedan desencadenar una reacción química específica.

"Demostramos una estrategia para utilizar anticuerpos específicos para controlar las reacciones químicas que forman una amplia gama de moléculas, desde la imagen hasta los agentes terapéuticos", dice Francesco Ricci, profesor titular de la Universidad de Roma Tor Vergata y autor principal del artículo. "Nuestro enfoque permite sintetizar una molécula funcional a partir de precursores inactivos sólo cuando un anticuerpo específico está presente en la mezcla de la reacción".

Para lograr este objetivo, los investigadores aprovecharon la versatilidad de los oligonucleótidos de ADN sintéticos y la previsibilidad de las interacciones entre el ADN y el ADN. "Los oligonucleótidos sintéticos son moléculas sorprendentes, pueden ser modificados con una gama de grupos reactivos y también con elementos de reconocimiento que pueden dirigirse a anticuerpos específicos", dice Lorena Baranda, estudiante de doctorado del grupo del Prof. Ricci y primera autora del artículo. "En nuestro trabajo diseñamos y sintetizamos racionalmente un par de secuencias de ADN modificadas que pueden reconocer un anticuerpo específico y unirse a él. Cuando esto ocurra, los grupos reactivos adjuntos en los otros extremos de las cadenas de ADN estarán muy cerca y su reacción se desencadenará, lo que llevará finalmente a la formación de un producto químico", explica.

La estrategia demostrada en este trabajo puede utilizarse, por ejemplo, para controlar la formación de moléculas funcionales, como agentes terapéuticos, con anticuerpos biomarcadores. Como prueba de principio de esta posible aplicación los investigadores demostraron la formación de un fármaco anticoagulante capaz de inhibir la actividad de la trombina, una enzima clave de la coagulación sanguínea y un objetivo importante para el tratamiento de la trombosis. "Demostramos que un anticuerpo IgG específico puede desencadenar la formación del agente anticoagulante, que además se demostró que inhibe eficazmente la actividad de la trombina", dice el Prof. Ricci. "La estrategia es altamente específica para el anticuerpo de interés y también programable. Prevemos que representará una nueva vía para la terapia dirigida y el diagnóstico", concluye.

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Università degli Studi di Roma Tor Vergata

Recommiende artículo PDF / Imprimir artículo

Compartir

Hechos, antecedentes, expedientes
  • oligonucleótidos