Primer estudio en el Reino Unido sobre las sustancias químicas sintéticas presentes en los alimentos

16.09.2022 - Gran Bretaña

Investigadores de la Universidad de Birmingham han llevado a cabo la primera evaluación exhaustiva de las sustancias químicas sintéticas habituales en los alimentos del Reino Unido.

Computer generated picture

En el estudio se analizaron casi 400 muestras de alimentos para detectar la presencia de ésteres de organofosfato (OPE), sustancias químicas utilizadas como retardantes de la llama en muebles y textiles, materiales de construcción, materiales de envasado de alimentos y materiales de decoración, así como en otros productos de consumo.

Aunque los niveles encontrados en todas las muestras estaban por debajo de los que actualmente se consideran un riesgo para la salud, los investigadores afirman que este estudio de referencia debería ser una llamada de atención a los usuarios industriales de los EPO para que revisen su uso de estas sustancias químicas y empiecen a explorar alternativas. Los productores de alimentos también deberían investigar las cadenas de suministro para entender mejor dónde pueden introducirse los contaminantes.

"Los organofosforados son tóxicos para la salud humana en niveles elevados, o con una exposición prolongada, y su uso está aumentando en todo el mundo", afirma el autor principal, Muideen Gbadamosi. "Aunque descubrimos que los niveles actuales en los productos alimentarios no son peligrosos, estas sustancias químicas se acumulan en los tejidos grasos del cuerpo con el tiempo y necesitamos tener una idea más clara de las diferentes fuentes de contaminantes".

"También podemos ingerir OPEs a partir del polvo, o simplemente del aire que respiramos. Hay datos sobre estas fuentes de contaminación, pero aún no sobre los productos alimenticios , por lo que nuestra investigación llena un vacío realmente importante en nuestro conocimiento."

En el estudio, publicado en Science of the Total Environment, el equipo dividió los productos de muestra en 15 grupos de alimentos , que eran productos derivados de animales o de plantas, y los analizó en busca de ocho OPEs diferentes. Descubrieron que las concentraciones eran más altas en la leche y los productos lácteos , seguidas por las de los cereales y los productos derivados. Las concentraciones eran más bajas en los huevos de gallina.

Las sustancias químicas fosfato de trifenilo (TPHP) y fosfato de 2-etilhexilo (EHDPP) fueron las más comunes, encontrándose en todas las muestras de alimentos excepto en los huevos y los ovoproductos.

Los niveles de las sustancias químicas variaban en las distintas muestras, pero en general, las concentraciones en los alimentos de origen animal eran estadísticamente indistinguibles de las de origen vegetal.

El equipo también calculó la ingesta diaria en cuatro grupos de edad: bebés, niños, ancianos y adultos. Los alimentos para bebés aportaron el 39% de la ingesta de OPE en el caso de los niños pequeños, mientras que las bebidas no alcohólicas fueron el principal contribuyente en el caso de los niños (27%). En los adultos y los ancianos, los productos de cereales (25%) y la fruta (22%) fueron los principales contribuyentes.

En general, el estudio concluyó que los niveles de estos contaminantes en los alimentos del Reino Unido eran muy similares a los registrados en otros países.

Por último, los investigadores también combinaron sus datos sobre la exposición alimentaria con los datos disponibles sobre las mismas sustancias químicas ingeridas a través del polvo de interiores en el Reino Unido. Comprobaron que, en el caso de los adultos, la exposición a los EPI se mantenía muy por debajo de los niveles considerados peligrosos para la salud en comparación con los valores límite basados en la salud (VBMS) para los distintos EPI.

Sin embargo, en el caso de los niños y los niños pequeños, los márgenes de seguridad eran mucho más estrechos en los escenarios de exposición de alto nivel para algunos OPEs, concretamente: EHDPP, tris(2-butoxietil) fosfato (TBOEP, tris(2-cloroisopropil) fosfato (TCIPP) y tris(1,3-dicloro-2-propil) fosfato (TDCIPP).

En el caso del EHDPP, el TBOEP, el TCIPP y el TDCIPP, los datos de exposición de alto nivel se situaban en torno al 56%, 52%, 37% y 10% del valor límite basado en la salud -el valor orientativo para evaluar el riesgo para la salud- en el caso de los niños pequeños, y al 88%, 30%, 22% y 14% del valor límite basado en la salud en el caso de los niños, respectivamente.

El Sr. Gbadamosi dijo: "Está claro que los alimentos son una fuente importante de exposición humana a los OPEs en el Reino Unido y que se necesita urgentemente más trabajo para comprender plenamente los riesgos de seguir aumentando nuestro uso de OPEs".

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Más noticias del departamento ciencias

Noticias más leídas

Más noticias de nuestros otros portales

¿Está revolucionando la química la inteligencia artificial?