03.08.2020 - University of South Australia

Keep safe and cool in the pool

El nuevo sensor de chip hace rápida y continuamente todo el trabajo de un laboratorio de química

Un nuevo microchip que permite el control continuo del pH y los niveles de cloro en las piscinas mejorará enormemente la seguridad y la higiene del agua para más de 2,7 millones de australianos, ya que las nuevas investigaciones demuestran que puede proporcionar una química de piscina consistente y precisa para una gestión fiable de la piscina.

Desarrollada por la Universidad de Australia del Sur utilizando capacidades de fabricación de clase mundial, en asociación con la empresa de investigación y fabricación de electrónica Tekelek Australia, la nueva tecnología 'lab-on-a-chip' hace que el control de las piscinas sea más asequible, más confiable y fácil de instalar, incluso en piscinas existentes.

El investigador y experto en micro/nanofabricación de la UniSA, el profesor adjunto Craig Priest, dice que el chip microfluídico podría ser una adición vital a las piscinas australianas, en particular porque COVID-19 hace que la gente sea más consciente de la importancia de la higiene de las piscinas.

"La química de las piscinas mantiene a los nadadores a salvo de virus y bacterias, pero hacerlo bien requiere mucho esfuerzo", dice el Profesor Asociado Priest.

"La gestión de la piscina del patio trasero sería mucho más fácil con un sensor de calidad del agua continuo y automatizado que pueda medir con fiabilidad los niveles exactos de cloro y pH durante todo el verano.

"El sensor que hemos desarrollado es esencialmente un 'lab-on-a-chip' - una red de tubos microscópicos que pasan por un chip del tamaño de una tarjeta de crédito.

"El chip hace rápida y continuamente todo el trabajo de un laboratorio de química usando cantidades minúsculas de producto químico, sin salir del lado de la piscina.

"Para los propietarios de piscinas, esto elimina la ardua tarea de probar manualmente las piscinas y evita el uso excesivo de productos químicos para piscinas, lo que ahorra tiempo, dinero y, lo que es más importante, el riesgo de infección por una química incorrecta en la piscina".

En Australia, 2,7 millones de personas (13% de la población) viven en una casa con piscina. En la actualidad, los sistemas de vigilancia de piscinas existentes - ya sea sensores inalámbricos para piscinas con un equipo costoso o equipos de ensayo manual de gran densidad de mano de obra, como los que se compran en las ferreterías - se utilizan para vigilar la seguridad de los productos químicos en las piscinas.

Pero, como dice el profesor Priest, pedir a los propietarios de piscinas que sean químicos de patio trasero podría convertir la diversión del verano en un peligro para la salud.

"Muchas de las muestras de piscinas domésticas mostraron fallas en las pruebas manuales de las piscinas", dice el profesor adjunto Priest.

"La piscina de una familia sufrió una grave sobredosis de cloro, pero no tenían ni idea.

"Habiendo comprado su casa, hicieron una rápida revisión del agua en la tienda de piscinas local y se les dijo que había 'suficiente' cloro en el agua, pero no mostraron que en realidad había demasiado.

"Unas semanas más tarde, los niveles de cloro cayeron a cero, lo que no sólo puso de manifiesto un problema con el clorador, sino que también mostró lo rápido que la química de la piscina puede llegar a ser insegura."

En la investigación se analizaron muestras de 12 piscinas (nueve domésticas, dos públicas y una pública al aire libre) con medidas tomadas en múltiples ocasiones. Cada muestra tenía su propia situación ambiental - uso público frecuente, alto contenido de hojas, diferentes métodos de cloración - asegurando retos de sensores realistas.

Una sobredosis de cloro puede causar efectos adversos para la salud de la piel, los ojos y el sistema inmunológico, mientras que una dosis insuficiente crea riesgos de infección para los nadadores.

El socio de investigación, Stephen Thornton, Tekelek Australia, dice que el nuevo microchip tiene un potencial de masa tanto para piscinas privadas como públicas.

"En este momento, la necesidad de mantenernos sanos es primordial para todos nosotros, y aunque generalmente nos sentimos seguros en nuestro propio patio trasero, debemos recordar que todas las piscinas deben ser monitoreadas con precisión y eficiencia para garantizar la seguridad del agua", dice Thornton.

"La asociación con UniSA ha significado que hemos podido desarrollar un producto que realmente satisface las necesidades del mercado, al tiempo que garantiza la salud y la seguridad pública".

El equipo de investigación se encuentra actualmente en las etapas finales del desarrollo del microchip con la industria y espera tenerlo pronto en el mercado.

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Hechos, antecedentes, expedientes
  • lab-on-a-chip