30.10.2020 - Max-Planck-Institut für Kohlenforschung

Nuevos hallazgos sobre la conversión de energía durante la fotosíntesis

Notable e inesperado conocimiento del funcionamiento del sistema biológico: Los cálculos químicos cuánticos iluminan los estados excitados de las moléculas de clorofila

El sol sostiene toda la vida en la tierra a través de la fotosíntesis, el proceso por el cual las plantas y otros organismos convierten la energía de la luz solar en energía química, almacenada en los enlaces de las moléculas orgánicas. Un desafío central de la ciencia moderna es replicar este proceso usando catalizadores sintéticos, y así producir combustibles solares por medio de la fotosíntesis artificial. Entender cómo la naturaleza logra la conversión de la luz solar en energía química es esencial para guiar e inspirar soluciones tecnológicas. Sin embargo, aunque se ha sabido mucho sobre las enzimas que realizan esta asombrosa hazaña (llamadas fotosistemas) y sobre sus importantes componentes (moléculas de clorofila), los detalles de cómo la energía de la luz solar se convierte en el flujo de electrones que alimenta las reacciones químicas han permanecido envueltos en el misterio. Ahora, un nuevo e innovador estudio realizado por investigadores del Departamento de Teoría Molecular y Espectroscopia proporciona una notable e inesperada comprensión del funcionamiento del sistema biológico.

Utilizando métodos de simulación a múltiples escalas y cálculos químicos cuánticos de última generación, el Dr. Dimitrios Pantazis y su grupo investigaron las propiedades de estado excitado de las moléculas de clorofila contenidas en la enzima Photosystem-II. Su estudio logró identificar por primera vez el par específico de cofactores redox-activos, una molécula de clorofila y una de feofitina, responsables de convertir la energía de excitación de la luz solar en un estado excitado de transferencia de carga, precursor de todas las transformaciones químicas subsiguientes. Además, el estudio demostró que el comportamiento especial de clorofilas específicas y la direccionalidad de la separación de la carga no son el resultado de propiedades intrínsecas o de la disposición espacial de los cromóforos, como se pensaba anteriormente, sino que surgen y son controlados exclusivamente por el campo electrostático de la proteína circundante.

Estos descubrimientos tienen implicaciones fundamentales no sólo para la comprensión del sistema biológico sino también para el diseño de mímicas sintéticas. Demuestran que la matriz en la que están incrustados los cromóforos sensibles a la luz puede ser funcionalmente más importante que los propios cromóforos, causando un comportamiento emergente de transferencia de carga y direccionalidad dentro del sistema combinado que está más allá y por encima de las propiedades y capacidades intrínsecas de sus componentes individuales.

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Max-Planck-Institut für Kohlenforschung

Recommiende artículo PDF / Imprimir artículo

Compartir

Hechos, antecedentes, expedientes
  • fotosíntesis
  • reacciones químicas
  • química cuántica
Más sobre MPI für Kohlenforschung
  • Noticias

    Nanocerámicas del molino de bolas

    Los catalizadores de automoción, entre otros, y los materiales para implantes dentales podrían ser más robustos y fáciles de fabricar que nunca. Esto se debe a que los químicos del Max-Planck-Institut für Kohlenforschung de Mülheim an der Ruhr han encontrado una forma de producir corindón ( ... más

Más sobre Max-Planck-Gesellschaft