Gripe



Gripe
Clasificación y recursos externos

Aviso médico

CIE-9 487
DiseasesDB 6791
eMedicine med/1170 
MeSH D007251

Sinónimos {{{sinónimos}}}

 

La gripe es una enfermedad infecciosa respiratoria aguda y contagiosa causada por un virus ARN de la familia Orthomyxoviridae, género Influenza virus: los virus gripales A, B y C (tipos).

En algunos países de América se le llama gripa, y en inglés influenza (del italiano influenza, por la supuesta ‘influencia’ de los astros que la causaría).

La infección por los virus de la gripe puede provocar manifestaciones clínicas variables, que van desde algunas muy leves, hasta otras que pueden poner en peligro la vida del afectado. Una de las complicaciones más graves de la gripe es la neumonía.

Conocimientos adicionales recomendados

Tabla de contenidos

Síntomas

La gripe se presenta en forma de brotes epidémicos periódicos. Se manifiesta generalmente con síntomas como:

  • fiebre (que puede llegar a 40 °C de temperatura)
  • escalofríos
  • astenia (debilidad física o psíquica)
  • anorexia (falta de apetito)
  • mialgias (dolores musculares)
  • cefalea (dolor de cabeza)
  • somnolencia
  • malestar general
  • laringitis (dolor de garganta)
    • tos seca
    • ronquera
  • signos de trastornos gastrointestinales
    • dolor abdominal
    • náuseas
    • vómitos
    • diarrea
    • deposiciones blandas.

Causas y evolución

La gripe, también llamada bronquitis febril, es una enfermedad infecciosa causada por un virus. El virus causante experimenta grandes mutaciones cada diez o quince años, de modo que la inmunidad a la enfermedad es siempre transitoria. Tiene un período de incubación que va de unas pocas horas a un par de días y evoluciona en el curso de una semana. La agresión vírica que soporta el sistema inmunitario provoca una sensible disminución de las defensas del organismo. Este estado de debilidad es aprovechado por microbios del tipo neumococo, estreptococo o enterococo, cuya invasión cursa un estado infeccioso que se manifiesta como complicación, agravando o alargando la enfermedad gripal. Entre las complicaciones más habituales figuran la bronquitis, la faringitis, la pulmonía, la sinusitis, la otitis media y la pleuresía purulenta.

La gripe es una enfermedad que se manifiesta sobre todo en invierno. En otras épocas del año, cuando se producen cambios bruscos de temperatura, suele aparecer una gripe benigna aunque igualmente contagiosa.

Prevención

Existen vacunas para cada temporada que se distribuyen principalmente entre poblaciones de riesgo. Cada año la Organización Mundial de la Salud predice qué cepas son las que con mayor probabilidad afectarán a la población el próximo año, permitiendo a las compañías farmacéuticas desarrollar las vacunas correspondientes. No siempre aciertan y las pandemias pueden adelantarse a su vacuna.

La mejor manera de evitar una gripe sería evitar todo contacto cercano con los enfermos.

Si esto no fuera posible, lavarse meticulosa y regularmente las manos y evitar tocarse la cara. Los jabones antibacterianos no tienen mayor efecto que los normales (ya que la gripe es provocada por un virus, no por una bacteria).

Como método efectivo para reducir los virus infecciosos de las manos se recomiendan geles de manos con alcohol. Sin embargo, al igual que al lavarse las manos, los geles con alcohol no proporcionan ninguna protección residual contra otra infección. En general, estas medidas no son eficaces ya que evitar el contacto con personas enfermas o que están incubando la enfermedad es muy difícil y el virus tiene una contagiosidad muy elevada, además de que no está recomendado el aislamiento de los pacientes que padecen gripe. Por todo ello, la medida más eficaz para evitar la infección es la aplicación de la vacuna antigripal (que es protectora entre un 70 a 90% de los casos) y debe administrarse siguiendo las recomendaciones de los calendarios de vacunación de cada país y zona geográfica, sobre todo en personas mayores y en pacientes de riesgo por presentar algunas enfermedades.

En algunos países (como Japón), las personas infectadas se colocan máscaras de cirujano como cortesía hacia los demás. Aunque estas mascarillas son eficientes por tan solo unos minutos. Su eficacia se pierde luego de que la infección viral la traspasa al humedecerse ya sea por las secreciones o por el vapor de agua producto de la respiración del enfermo. En otras regiones del mundo hay personas que para captar las micropartículas emitidas al toser o estornudar se cubren la boca y nariz con la mano (mojándola e infectándola), con el brazo vestido, o con una bufanda o pañuelo.

Tratamiento

Hay tratamientos disponibles que se centran en aliviar los síntomas, y también en ayudar al cuerpo a desarrollar sus defensas. Un ambiente cálido y húmedo alivian los síntomas en cierta manera. Se ha demostrado que el uso precoz de los medicamentos, dentro de las primeras 48 h de iniciados los síntomas, reduce el tiempo de evolución de la enfermedad.

Antivirales recomendados

Los antibióticos son ineficaces contra la gripe y cualquier otra infección viral. Son útiles para tratar cualquier infección bacteriana secundaria, pero el tratamiento con antibióticos antes de que se desarrollen estas coinfecciones es contraproducente, ya que puede generar una resistencia al medicamento.

Características del virus de la gripe

Es un virus ARN de cadena sencilla, perteneciente a la familia de los Orthomyxoviridae. Existen tres tipos de virus gripales: A, B y C. Los más importantes son los tipos A y B, ya que el C no produce epidemias y sólo provoca infecciones sin síntomas o con cuadros clínicos poco trascendentes y en casos aislados.

La estructura vírica es normalmente esférica, aunque puede encontrarase de forma filamentosa, tiene un tamaño aproximado de 120 nm. En su envoltura destacan dos glucoproteínas: la hemaglutinina y la neuroaminidasa.

Los virus gripales A conocidos se clasifican según el origen de la hemaglutinina y la neuraminidasa, en concreto 15 tipos de la primera y 9 de la segunda. Las características antigénicas del virus gripales B son más estables, de ahí que produzca epidemias más leves.

El virus gripal tiene unas características que lo hacen diferente de los demás virus respiratorios.

  • Es el único capaz de producir epidemias anuales y recurrentes, que afectan a millones de personas. Ha provocado grandes pandemias.
  • Es el virus que con mayor frecuencia predispone a la neumonía.
  • Es epidemiológicamente único, dado que algunas de sus cepas (gripe A), cambian regularmente su revestimiento antigénico, necesitando utilizar reservorios huésped animal para intercambiar sus serotipos.

Los virus gripales poseen dos clases de antígenos: internos y externos. Los antígenos internos (nucleoproteína y proteína M) son específicos de tipo y permiten diferenciar las cepas A,B y C.

Los antígenos externos de la cepa A, hemaglutinina (H) y neuraminidasa (N), son específicos de subtipo. Hay 15 subtipos de hemaglutinina y 9 de neuraminidasa. Los virus B y C presentan menos variaciones y no reciben denominación de subtipos.

El virus de la gripe posee 8 fragmentos de RNA.

Pandemias

En el siglo XX se produjeron tres grandes pandemias, todas causadas por virus de la cepa A, que se correspondieron con la aparición de los subtipos:

Las pandemias tienen características comunes:

  • aparición de un nuevo virus gripal de cepa A (en lo que corresponde a los antígenos hemaglutinina, neuraminidasa o ambos)
  • existencia de población mundial sin inmunidad previa
  • alta capacidad infectiva (trasmisión) de la cepa

Nomenclatura

Las cepas se designan siguiendo este criterio:

  • Tipo del virus gripal
  • Lugar de origen
  • Número de cepa
  • Año de aislamiento
  • Subtipo según estructura H/N

Por ejemplo: «A/Hong Kong/5/68 (H3N2)»

En invierno

La gripe —así como los resfriados y muchas otras enfermedades— se potencian en invierno. La razón está en que la mucosidad presente en el tracto respiratorio, es la encargada de depurar los pulmones de particulas extrañas, esto lo hace gracias a los cilios que actúan continuamente llevando la mucosidad (con virus y bacterias atrapados por estos) a dos vías diferentes, que pueden ser:

  • el estómago, para luego ser degradada por enzimas y eliminada por vía fecal.
  • la nariz o la boca, para ser expulsada mediante estornudos o tos.

La razón reside en que en épocas invernales el movimiento rítmico acelerado de los cilios (que se produce en verano-primavera) disminuye en presencia del frío del otoño-invierno, permitiendo mayor tiempo a los virus y a las bacterias pasar a través del moco y lograr infectar células corporales.

Véase también

Enlaces externos

  • En MedlinePlus puedes encontrar más información sobre Gripe
  • ElObservador.rctv.net (expertos señalan que es posible desarrollar nuevos medicamentos para combatir virus de la influenza).
  • GripeAviaria.com.ar (toda la información en español sobre la gripe aviar en un solo sitio).
  • Medicine.PLosJournals.org (A Systematic Analytic Approach to Pandemic Influenza Preparedness Planning; en inglés).
  • Phil.CDC.gov (imágenes del CDC relacionadas con la gripe).
  • VivirMejor.es (Noticias e información acerca de la gripe).
 
Este articulo se basa en el articulo Gripe publicado en la enciclopedia libre de Wikipedia. El contenido está disponible bajo los términos de la Licencia de GNU Free Documentation License. Véase también en Wikipedia para obtener una lista de autores.
Su navegador no está actualizado. Microsoft Internet Explorer 6.0 no es compatible con algunas de las funciones de Chemie.DE.